Tras cinco años de la ruptura del monopolio del INS, aún falta una mayor penetración en la economía

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 11 agosto, 2013
 Con la apertura del mercado hace cinco años, los seguros voluntarios de autómoviles han perdido su importancia y los de vida son los que han ganado participación entre el público.
Con la apertura del mercado hace cinco años, los seguros voluntarios de autómoviles han perdido su importancia y los de vida son los que han ganado participación entre el público.

Al sector de seguros de Costa Rica le falta tiempo, necesita de más años para que se pueda hablar de un mercado desarrollado y una mayor agilidad para la generación y venta de más productos.

Luego de cinco años de vigencia de la ley que abrió el monopolio que tenía el Instituto Nacional de Seguros (INS), creció el número de aseguradoras autorizadas, el volumen total de primas y la cantidad de intermediarios.

Incluso, hay síntomas propios de la evolución del mercado, por ejemplo, el aumento en el pago de siniestros y el peso relativo que tienen entre el total de ingresos. .

 Mercado de seguro carece agilidad tras cinco años de apertura
Mercado de seguro carece agilidad tras cinco años de apertura

La anterior relación lo que demuestra es la capacidad financiera de las empresas y, además, cómo, conforme pasa el tiempo, han empezado a aparecer en las cifras las indemnizaciones que deben hacer.

Sin embargo, autoridades y participantes aún reconocen que el mercado es joven y que tiene posibilidades de crecimiento.

En acotaciones más precisas, se le señalan carencias en regulaciones propias y de interacción con el sistema financiero, desarrollo de más productos y un mayor esfuerzo en las ventas o acercamiento con el consumidor.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

La Ley reguladora del mercado de seguros entró en vigencia el 7 de agosto del 2008, pero sería un error si se considera esa fecha como el punto de partida de la competencia, pues fue hasta el 2010 cuando quedaron registradas las primeras aseguradoras privadas como Mapfre y Assa.

Luego de que las compañías fueron autorizadas por la Superintendencia General de Seguros (Sugese), tuvieron que hacer los trámites para registrar los productos, eso tomó un poco más de tiempo, por lo que fue hasta avanzado el 2010 que se empezaron a comercializar pólizas.

Pocos años

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

“Cinco años son insuficientes para valorar cuan maduro o consolidado está el mercado, todavía falta que se acomoden las participaciones de las firmas en los distintos ramos”, dijo Tomas Soley, superintendente de Seguros.

Según el jerarca, en Costa Rica aún hay espacio para un crecimiento en la venta de pólizas y de esa manera recuperar indicadores que había hace 40 años, cuando el volumen de primas entre el PIB era de 2,43% (ahora es de 2%).

Guillermo Constenla, presidente del INS, coincide en que en Costa Rica hace falta más penetración, pero que se ha venido logrando con el crecimiento de seguros personales y que, precisamente, antes de abrir el monopolio, la situación con este tipo de seguros era muy diferente.

Para él, hay indicadores que demuestran el avance del sector como el número de seguros y la cantidad de empresas, pero reconoce que les hace falta crecer en porción de mercado.

Desde el punto de vista de las compañías privadas, lo que hace falta es llegar a una mayor cantidad de clientes.

Ese es el criterio de Alfredo Ramírez, gerente de Pan American Life Insurance, para quien el descenso en el precio de las primas ha facilitado un mayor acceso del público a los seguros, aunque aceptó que el crecimiento en ventas será paulatino.

Desde el punto de vista reglamentario, lo pendiente es avanzar en la implemetación de la normativa de supervisión basada en riesgo. El abogado Said Breedy explicó que la emisión o ajustes a los reglamentos hacen que las empresas inviertan tiempo en los ajustes para cumplirla.

Agregó que se requieren otros ajustes; por ejemplo, que la Ley 8204 (contra el lavado de dinero) incorpore a las compañías aseguradoras, pues actualmente tiene un enfoque bancario.

No obstante, Esteban Carranza, abogado especialista en seguros, sí considera que las reglas emitidas hasta el momento proporcionan un marco básico para el funcionamiento, aunque reconoció que se ha establecido un enfoque de protección al consumidor dentro de las reglas.

Para este abogado, también se necesita tiempo para determinar el rumbo que toman las compañías, los nichos o segmentos en los que se ubicarán y si el mercado recibirá más participantes o, por el contrario, se verá una reducción y reacomodo.

Otros son más optimistas, el corredor de seguros, Antonio Barzuna, considera ya están todas las condiciones para el desarrollo y que lo único que falta es que aumenta la cultura del seguro entre la población.

¿Cuánto tiempo más se necesita? La respuesta es incierta, pero un plazo prudente para ver con más certeza el mercado es de cinco años más y los más conservadores dicen que se necesitan diez años.

Etiquetado como: