Títulos de mediano y largo plazo ganan volumen en sus operaciones

Mercado bursátil aumentó inversión a más de tres años luego de encontrar mayores beneficios a ese plazo, por inflación baja y tasas de interés sin expectativa alcista

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/mercado_bursatil-Bolsa_Nacional_de_Valores-plazo-volumen-transacciones-inversionistas-operaciones_ELFCHA20150731_0002_5.jpg
    326x204
    Títulos de mediano y largo plazo ganan volumen en sus operaciones
    / 31 JUL 2015

index

Los participantes del mercado bursátil decidieron reducir gran parte de los recursos de las inversiones situadas en el corto plazo, para trasladarlos a operaciones en el mediano y largo plazo.

La estabilidad y la tendencia a la baja en las tasas de interés, así como una inflación con pocos dígitos, motivaron esa decisión.

Sumado a esos factores, llegaron diversas medidas del Ministerio de Hacienda –en el manejo de sus vencimientos– y del Banco Central de Costa Rica (BCCR) –en la reducción de tasas–, que generaron rendimientos atractivos en las negociaciones realizadas con plazos alargados.

Según la valoración que realizan los especialistas sobre el comportamiento del mercado, la preferencia por el largo plazo prevalecería en el segundo semestre de este 2015 de continuar la estabilidad en las tasas y la inflación en un nivel bajo.

El volumen transado a un plazo mayor a los tres años en la Bolsa Nacional de Valores (BNV) superó los $8.002 millones en el primer semestre de este año, con un crecimiento de 88% respecto al mismo periodo de 2014.

Ese crecimiento fue superior al resultado general del mercado bursátil, que obtuvo un crecimiento interanual de 6,76% en el primer semestre del año y cerró con transacciones por $28.157 millones.

Además de haber obtenido un alza significativa, el plazo a más de tres años fue el que más acaparó las negociaciones en los primeros seis meses del año, con el 28% de las transacciones totales del mercado.

Un año atrás, en el pastel de negociaciones por plazo, las operaciones a más de tres años tomaron solo el 16%.

Según José Rafael Brenes, gerente de la BNV, los títulos más transados fueron bonos de corto y mediano plazo a tasa fija, pero aun así “se observa una mayor preferencia por títulos de mediano y largo plazo en relación con lo observado en el primer semestre de 2014”.

En contraposición, el volumen de inversiones entre 181 y 360 días se redujo en un 53% (es decir, en $2.205 millones), razón por la que cerró el primer semestre de este 2015 con un volumen de ¢1.959 millones.

Otro rango que sufrió una baja fue el de 0 a 30 días, que cayó en 15% ($720 millones), para alcanzar un total de $3.942 millones en el mismo periodo.

Mayor atractivo

Desde febrero pasado, los inversionistas elevaron sus expectativas de disminución en las tasas de interés del mercado local, lo que promovió su estrategia de ejecutar un cambio en el manejo de sus portafolios.

La decisión inmediata fue reducir el volumen de las inversiones realizadas en algunos rangos del corto plazo, por ejemplo, el de 181 a 360 días, mientras que se iba ensanchando el caudal de las operaciones a más de tres años.

En ese momento, el impulso fue dado por la caída en los precios del petróleo, además de otras materias primas, que terminaron por favorecer los resultados inflacionarios del país.

Se suma también la estabilidad en las tasas de interés en dólares, por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Además, diversas acciones del Banco Central, a lo largo de los primeros seis meses del año, continuaron promoviendo el interés por el mediano y largo plazo.

En el arranque de 2015, la entidad anuncio el cambio en el régimen cambiario, hacia un sistema de flotación administrada, y su intención de mantener estabilidad en el tipo de cambio e, inclusive, reducir las tasas de interés, lo que generó confianza en el mercado, explicó Mauricio Hernández, de Portfolio Advisory Group de Scotiabank.

También redujo en seis ocasiones la Tasa de Política Monetaria (TPM) a lo largo de los primeros siete meses; pasó de 5,25% a 3%, medida que provocó un ajuste en las tasas pasivas, dijo Fredy Quesada, gerente de correduría de INS Valores.

Las tasas de referencia para emisiones de menos de un año bajaron considerablemente, y generaron beneficios importantes cuando se optaba por aumentar el plazo de las inversiones.

También en ese periodo, la Tasa Básica Pasiva (TBP) cayó 0,40 puntos porcentuales (inició el año en 7,20% y cerró junio pasado en 6,80%).

La gestión del Ministerio de Hacienda en sus vencimiento de deuda también influyó en las decisiones del mercado bursátil.

El 97,4% del monto total captado por Hacienda (¢1.139.143 millones) se concentró en bonos a tres años o más.

Hacienda y el BCCR han buscado motivar las captaciones más allá del corto plazo, aprovechando la coyuntura de liquidez y mejores rendimientos en otros tractos de la curva, dijo Juan Francisco Rodríguez, gerente de Popular Valores.

Sostenbilidad y financiamiento