Bancos aplicarán incentivos a los tarjetahabientes

Por: María Fernanda Cisneros 26 febrero, 2015
Los datáfonos puede funcionar por medio del teléfono, por Internet, por chip de celular, hasta los hay virtuales.
Los datáfonos puede funcionar por medio del teléfono, por Internet, por chip de celular, hasta los hay virtuales.

El Ministerio de Hacienda y la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras impulsarán la lotería fiscal mediante el desarrollo de actividades conjuntas en materia tributaria.

Este año, la lotería estará conformada por tres sorteos que comprenderán un monto total de ¢100 millones cada uno. Esa cifra se dividirá en tres tractos: el primer premio será de ¢50 millones, el segundo de ¢30 millones y el tercero de ¢10 millones.

El objetivo de esta lotería es dinamizar el uso de las tarjetas de débito y de crédito para el pago de las compras que realice la población, con el fin de contribuir a la recaudación de impuestos y control tributario.

El pago con tarjeta ayuda a tener un mayor control de los montos que recaudan los comercios, que en muchas ocasiones difiere del monto declarado. Inclusive, se han presentado hasta un 5% de casos en los que no hay concordancia entre uno y otro.

La Cámara de Bancos pretende asumir un papel de motivador de acciones por parte de los emisores de tarjetas, para que más gente de una al sistema bancario.

Según Guillermo Quesada, presidente de la Cámara, su labor será promover actividades para apoyar el programa de la lotería, mediante campañas de concientización y otras acciones junto con los operadores bancarios y financieros.

Para participar, el banco emisor de la tarjeta le asignará una acción automática al tarjetahabiente por cada ¢3.000 colones de compras en bienes o servicios, y dos acciones por cada compra por ese mismo monto, pero que son utilizados para el pago de servicios profesionales.

Fernando Rodríguez, viceministro de ingresos de Hacienda, aseguró que conocen que no toda la población está bancarizada, pero que esto es una manera de incentivar dicho bancarización.

Además, consideró que el 2% de retención del impuesto de renta sobre las compras en los comercios, aplicado desde hace varias semanas, no afectará el plan, puesto que con la facilidad de pagos electrónicos el público se irá adaptando y el efectivo irá desapareciendo.