El bajo crecimiento económico esperado a nivel mundial influye en la proyección

Por: María Fernanda Cisneros 3 enero, 2016
 Expectativa. El FMI proyecta que el precio del petróleo pasará de $52 por barril en el 2015 a $60 en el 2019.
Expectativa. El FMI proyecta que el precio del petróleo pasará de $52 por barril en el 2015 a $60 en el 2019.

El precio de las materias primas se mantendrá en niveles bajos durante este año, y aunque podría presentar una leve subida, no hay expectativas de que sea un alza estrepitosa.

Al ser Costa Rica un importador neto de materias primas, los cambios en esos precios impactarán positivamente la cadena de producción de las empresas y el consumo de la población.

De la lista de commodities , el petróleo es el que más influye en los precios nacionales. Aun así no es el único que evidenció una caída en el precio durante el año pasado, sino que algunos granos básicos y metales se le unieron.

La perspectiva es que la estabilidad de bajos precios en las materias primas se mantenga, aunque esto podría no significar una caída más abrupta de lo que se ha percibido hasta el momento. Inclusive, los precios podrían incrementar ligeramente, sin llegar a altos niveles vistos años atrás.

Luego de la fuerte caída observada desde el 2011, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que los precios de los commodities (energía, metales y bienes agrícolas) continuarán bajos este año y el resto de la década.

Por ejemplo, el precio del petróleo pasaría de $52 por barril en el 2015 a $60 en el 2019.

“Los riesgos a la baja son más significativos que los riesgos al alza”, explicó Mario Garza, representante regional del FMI.

El crecimiento económico mundial es menor a lo esperado, especialmente en el caso de China, y este se convierte en uno de los principales factores que permiten proyectar bajos precios.

En el caso particular del petróleo, el riesgo a la baja es una disponibilidad iraní más amplia de la esperada, después del acuerdo nuclear alcanzado con la República Islámica de Irán, añadió Garza.

En contraparte, el alza del crudo estaría determinada por tensiones geopolíticas y en el caso de las materias primas en el ramo agrícola serían las condiciones climáticas las que podrían dar un giro a las expectativas.

Esa situación ha generado resultados según el tipo de relación que cada país posea con el crudo.

En países productores los ingresos se han desplomado y las economías se han comenzado a contraer, mientras que los importadores netos ven los beneficios en el consumo de las personas, comentó Hernán Varela, jefe de estrategia de Aldesa.

Costa Rica es protagonista de una baja inflación, explicada en su mayoría por los bajos precios de las materias primas.

Dadas las expectativas para los commodities , el país mantendría una baja inflación durante este año, posiblemente ligada al rango inferior de la meta del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

La inflación, medida por la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) obtuvo una cifra de -1,2% a noviembre pasado, el quinto mes consecutivo con variación negativa.

En el cálculo del IPC, los alimentos y las bebidas no alcohólicas son las que toman la ponderación más alta (21,40%), es decir, se trata del grupo que tiene un mayor efecto sobre la variación del índice general. A este le siguen transporte (15,04%) y alquiler y servicios de vivienda (10,08%).

Un vistazo a los precios en 2015

Existen índices que le siguen el rastro a los precios internacionales de las materias primas.

Los granos básicos (trigo, maíz, soya y arroz), los derivados del petróleo (gasolina y diesel ), y metales que se utilizan en la producción de bienes finales de consumo son los materiales que se mantienen en el ojo de la económia mundial.

Los índices utilizan como fecha base enero de 2013, fecha a la que se le asignan un valor de 100 a cada precio de esa lista de materias primas, y desde ahí, se marca su evolución.

Este índice muestra una clara caída en la mayoría de materias primas.

Por ejemplo, los granos básicos obtuvieron un valor promedio de 75,4, en el arranque de diciembre pasado. Esa cifra está 12% por debajo de lo registrado en el inicio de 2015. Entre estos alimentos, el trigo es que evidenció la mayor caída.

En el caso del crudo, la reducción fue de 25%, ubicándose el 4 de diciembre en 40,7 en el índice.

Lo mismo sucede al detallar los precios de los metales, que cayeron entre enero y diciembre del año pasado cerca de 31%, en promedio. En esa lista, el hierro presentó la baja más prominente.