Cupón lleva un mes y medio de presentar reducciones, por menor demanda en mercado de valores, aunque preferencia se mantiene

Por: María Fernanda Cisneros 26 junio, 2016
 Aunque el precio de los bonos en colones han presentado una ligera reducción, en el último mes, no existen incentivos suficientes para que la preferencia se revierta. Se prevé que la tendencia se mantendrá por un tiempo más.
Aunque el precio de los bonos en colones han presentado una ligera reducción, en el último mes, no existen incentivos suficientes para que la preferencia se revierta. Se prevé que la tendencia se mantendrá por un tiempo más.

Durante el último año, el mercado local de los bonos de renta fija ha mostrado una mayor preferencia por los títulos en colones, mientras que los de dólares han perdido seguidores.

En moneda local, el incremento interanual del precio –a mediados de junio– fue de 5,31%, entre los 20 títulos más líquidos. En la acera de enfrente, el valor en dólares más bien cayó 3,73%.

Aunque la tendencia no se ha revertido, al afinar el análisis, los instrumentos en moneda local muestran un leve ajuste a la baja de 0,41% durante el último mes y medio, por una menor demanda en el mercado de valores.

En ese mismo periodo, el mercado en dólares mostró estabilidad, comportamiento que obedece, en gran parte, al anuncio de las anémicas cifras del mercado laboral estadounidense en mayo, que sirvió para anticipar que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos postergaría el alza de los tipos de interés.

Entre tanto, el resultado de este último mes y medio, no permite proyectar que la preferencia por los colones –mostrada desde octubre del 2015– se revertirá.

Lo anterior se desprende de los índices Lafise20 Colones y Dólares, desarrollados por la división de banca patrimonial de esa entidad financiera.

Ambos reportes tienen la misma base, ya que reflejan el desempeño de los 20 bonos más líquidos del mercado, en colones y dólares, considerando tanto los de Gobierno como los corporativos, independientemente de su plazo.

infografia

Al hacer un corte al 17 de junio pasado, los integrantes entre los bonos más líquidos en colones son los del Ministerio de Hacienda y del Banco Central de Costa Rica (BCCR), que muestran una tasa promedio de 9,75% con el vencimiento más cercano a setiembre del 2017 y el más lejano a junio del 2028 (ambos emitidos por el Ministerio Hacienda).

Los 20 instrumentos más líquidos en dólares pertenecen a Hacienda, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Fideicomiso Proyecto Titularización Garabito y el Banco Crédito Agrícola de Cartago.

En este caso, el cupón mostró un promedio de 5,6% y vencimientos entre noviembre del 2017 y setiembre de 2027.

Los integrantes de cada índice se recomponen cada trimestre, lo que permite verificar el nivel de liquidez de los bonos.

Otro aporte de este indicador es el nivel de liquidez de los bonos, según su plazo, que sigue inclinándose por vencimientos de corto plazo.

Para los colones, tomando como referencia el indicador de liquidez promedio entre los bonos del índice, los instrumentos de corto plazo son, en promedio, aproximadamente 2,8 veces más líquidos que los de mediano plazo.

En dólares, los instrumentos de corto plazo son en promedio unas 3,2 veces más líquidos que los de mediano plazo, explicó Fernán Campos, analista de mercados de Banco Lafise.

El inversionista sigue situado en corto plazo, pero demanda también el mediano plazo y deja de últimos los lapsos más largos.

Razones de fondo

Hace un año, el precio de los bonos en dólares más bien se ubicaba por encima del valor que ofrecían los de colones, pero esta relación dio un giro en octubre del 2015.

Desde ese momento, el alza de los bonos en moneda local parecía imparable, mientras que los de moneda estadounidense seguía su caída. El mercado estaba enfocado en la moneda nacional, y esa mayor demanda permitió elevar el precio.

Esa tendencia creciente de los colones se mantuvo hasta mayo y desde ahí el precio se redujo ligeramente, motivado por una menor demanda en el mercado, y no por los fundamentales de la economía, ya que se han mantenido.

“Los bonos en colones en mercados secundarios han estado a la baja, en cuanto a demanda, y también pareciera que esto ocurre en mercados primarios, al menos en el caso de Hacienda” dijo Johnny Mora, gestor de portafolios de Acobo Puesto de Bolsa.

Los anuncios del próximo mes podrían revertir o incentivar la leve pérdida de impulso del último mes.

El mercado está a la espera de que se revele el plan de endeudamiento del Gobierno Central y la revisión del Programa Macroeconómico del Banco Central, que se llevarán a cabo en julio.

Por su lado, el precio en dólares se mantiene estable y creció cerca de 0,18% en el último mes y medio, según el índice.

El freno de la caída ocurrió de la mano con el anuncio de cifras poco alentadoras del mercado laboral estadounidense, que fue uno de las razones de la Fed para postergar el alza de tipos de interés, anuncio que el mercado ya estaba adelantando.

La Fed espera dos subidas de tasas en este 2016, por lo que el mercado está atento al panorama que acoja la reunión del próximo 26 y 27 de julio.

Este encuentro determinará gran parte del comportamiento de los bonos en moneda extranjera, ya que si las tasas suben, el precio podría continuar hacia la baja.

En relación con el plazo, la espera de resultados en relación con la situación fiscal de Costa Rica impulsa al mercado a parquearse en bonos de corto y mediano plazo, pues que no se considera un buen momento para invertir en el largo plazo.

A futuro, el mercado no encuentra razones que permitan pensar que la preferencia por los colones cambiará.

La noticia de que en los mercados internacionales y que, particularmente en EE. UU. no habrá aumentos en las tasas de interés al ritmo que se esperaba a inicios del año, provoca que inversionistas internacionales busquen una mejor rentabilidad en mercados emergentes y esto favorece a los papeles locales, explicó Karla Arguedas, gerente de Trading de Prival Securities.