9 bancos preparan duros ajustes para préstamos

Entidades prestarán menos en dólares, a menos clientes y posiblemente con tasas más altas

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!
  • /finanzas/Popular-financiera-experimento-incremento-dolares_ELFCHA20130208_0006_5.jpg
    326x204
    El Popular es la entidad financiera que experimentó un mayor incremento de su cartera en dólares durante el año pasado.
    / 09 FEB 2013

index

Los ajustes en la estrategia crediticia cunden en el sector financiero, pero serán más fuertes en los nueve bancos que registraron los mayores crecimientos de la cartera crediticia en dólares durante el 2012.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) estableció un tope del 9% al crecimiento que pueden tener las colocaciones de crédito entre febrero y octubre de este año. Para los 12 meses, la cifra llegaría a 12%.

Empero, las restricciones atacan, en especial, el crecimiento del crédito en dólares, que a finales de 2012 representó el 48% del total de la cartera nacional, según datos de Gilbert Serrano, presidente de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC).

Y son nueve entidades las que aumentaron en más o cerca de un 20% su portafolio en moneda extranjera: Banco Popular, Cathay, Promérica, Bancrédito, Banco de Costa Rica (BCR), Banco Nacional, BAC San José, Lafise y Bansol.

Bancos públicos en la lista

Los bancos que hayan aumentado su cartera en moneda extranjera más de un 20% en el 2012, solo podrán colocar este año un 30% de ese crecimiento.

El Popular es la entidad financiera que experimentó un mayor incremento de su cartera en dólares durante el año pasado, con una variación de casi el 50%.

“Tendremos que rectificar la estrategia de colocación, tanto en el monto como en la moneda. Esto puede tener efectos sobre la rentabilidad y sobre el número de clientes a los que les podamos prestar”, comentó Gerardo Porras, gerente general corporativo del Banco Popular.

Los tres bancos estatales –Nacional, BCR y Bancrédito– acompañan al Popular en la lista.

En el caso del Banco Nacional (BNCR) –la principal entidad financiera del país por activos–, tenía la meta de aumentar su colocación en la moneda extranjera en $245 millones durante el año. Ahora la redujo a $160 millones.

“La tendencia será a privilegiar las actividades que aportan una mayor rentabilidad ajustada por riesgo”, explicó Fernando Naranjo, gerente de la entidad.

El BCR, por su parte, contempla ajustes en su estrategia de comercialización, en la mezcla de la colocación en moneda local y extranjera, y en su estrategia de precios, puntualizó su gerente general, Mario Rivera Turcios.

Privados buscan opciones

La restricción del Banco Central afecta también a la banca privada que ha encontrado su fuerte en la colocación de créditos en moneda extranjera.

Las tres cuartas partes de la cartera de la banca privada están en dólares, explicó Hairo Rodríguez, subgerente de Banco Cathay.

Precisamente, esta entidad financiera reportó el crecimiento en moneda extranjera más importante después del Banco Popular en el 2012. La restricción del Central dificultará que sostenga su ritmo de crecimiento, pero eso no impide que el mensaje de Cathay sea uno optimista.

“No queremos que los clientes se escondan, queremos que generen sus negocios. Nosotros veremos después de generar esa cartera cómo se la vendemos a otro banco o qué esquema buscamos”, aseguró Rodríguez.

Por su parte, Bansol analiza plantearle opciones de negociación al Banco Central de forma que flexibilice la restricción para los bancos más pequeños.

“Tenemos una demanda interesante que podemos atender y podemos generar mucho crecimiento sin que afecte a la economía. Sería una lástima no poder atender esa demanda”, explicó Fernando Víquez, gerente general de Bansol.

En Banco Lafise, procurarán concentrarse en los productos crediticios de mayor rentabilidad, y Promerica dirigirá sus baterías a las actividades que generan dólares como turismo, servicios y agroexportación.

Estos virajes en la estrategia de las entidades financieras no dejarán de afectar a quienes deseen obtener un crédito en dólares, pues muchos prevén que las tasas de interés de estas operaciones tiendan a subir.

“Para contrarrestar, al menos parcialmente, este efecto es importante que las tasas en colones continúen su tendencia bajista, permitiendo al consumidor y a las empresas de contratar préstamos con cuotas en colones más cercanas de las que se ofrecen en dólares, esto particularmente para créditos a largo plazo, donde la diferencia hoy es significativa”, argumentó Jean Luc Rich, gerente general de Scotiabank.

La otra cara de la moneda la representan aquellas entidades financieras que se han especializado en colocación en colones como Coopeservidores y la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo (Mucap).

“El porcentaje de cartera en dólares de Mucap ronda apenas el 22% del total, pues nuestro énfasis se centra en préstamos en colones”, comentó Eugenia Meza, gerenta general.

Al congelador

Empero, colocar mayoritariamente en colones no libra a estas entidades de los límites del Central, pues deben lidiar con el tope general al crecimiento del crédito.

La restricción forma parte de las herramientas previstas en la Ley Orgánica del Banco Central , pero se convirtió en un balde de agua fría sobre las expectativas con que los bancos iniciaron el año.

Seis de nueve bancos sondeados por EF durante la primera semana del año se habían planteado metas de crecimiento superiores al 14%. Cathay y Bansol tenían las más ambiciosas, pues pretendían llegar a diciembre con un crecimiento de 20% y 50%, respectivamente.

El optimismo que a principios de año embargaba a los bancos tenía fundamento. La reducción en la Tasa Básica Pasiva (TBP) hizo que el sector guardara esperanzas de una fuerte demanda por un crédito más barato.

El panorama cambió en una reunión en la que Rodrigo Bolaños, presidente del BCCR, comunicó la implementación del tope. No hubo aplausos, como reconoció el jerarca, y ahora las energías se concentran en sacar el mejor provecho de las nuevas reglas del juego.

INCLUYA SU COMENTARIO