Por su lado, la balanza de pagos registró un endeudamiento neto de 0,5% del PIB, similar al de igual periodo de 2016

Por: María Fernanda Cisneros 30 junio
 Perfil de las exportaciones ticas incorpora nuevos productos
Perfil de las exportaciones ticas incorpora nuevos productos

El Producto Interno Bruto (PIB) registró una variación interanual de 3,45% al primer trimestre de este 2017, en su tendencia ciclo, según cifras publicadas por el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

En el mismo periodo de 2016, la producción nacional registró un dinamismo de 4,68%, principalmente impulsada por el nicho de la electricidad, agua y servicios de saneamiento, así como las actividad financieras y de seguros.

Un menor resultado para los primeros tres meses de este 2017, respecto a hace un año, obedece a la reducción del dinamismo de actividades como: electricidad, agua y servicios de saneamiento, de alojamiento y servicios de comida, financieras y de seguros, así como inmobiliarias.

Por otro lado, el nicho de la agricultura está más dinámico que hace un año, pero menos que los últimos trimestres de 2016. Mientras, el sector de la construcción también crece más que a lo largo del año pasado.

El monto proyectado por la autoridad monetaria en el Programa Macroeconómico 2017-2018 para el cierre de este 2017 es de 4,1%.

En 2016, el PIB registró una variación interanual de 3,78%, también en su tendencia ciclo. Esta cifra es menor al 4,3% esperado por el BCCR.

Respecto a la cifra anualizada (diferencia absoluta entre la tasa de variación del trimestre con respecto a la del trimestre inmediato anterior), la tasa de crecimiento para el primer trimestre de 2017 fue también de 3,4%.

Según un comunicado de prensa emitido por el Central, ese resultado obedece a "un mayor gasto de consumo final de los hogares y, en menor medida, del aumento en la inversión en la construcción privada, toda vez que la demanda externa mostró una moderación en su crecimiento".

Balanza de pagos

Por otra parte, la balanza de pagos registró un endeudamiento neto equivalente a 0,5% como proporción del PIB, similar al resultado obtenido en el mismo periodo de 2016.

Ese déficit fue financiado con flujos de ahorro externo de largo plazo, especialmente de inversión extranjera directa. Sin embargo, una caída en el ingreso de capitales redujo los activos de reserva.

En el primer trimestre del 2017, los activos de reserva registraron una disminución de $301,7 millones. Al cierre de marzo el saldo de activos externos representó 12,3% del PIB previsto en el Programa Macroeconómico, indicó el comunicado del Central.

La cuenta de bienes obtuvo un déficit de $1.309 millones, 20% mayor a lo registrado en el primer trimestre de 2016. El resultado se vio impactado por el repunte de las compras externas y de la factura petrolera, que subió 55%.

En la acera de los servicios, las actividades del nicho empresarial y viajes crecieron más que el resto de la economía y permitieron que el superávit de los servicios fuera mayor al de los primeros tres meses del año pasado.