Atención se concentra en recorte en la proyección de crecimiento económico y futuro del tope al crecimiento del crédito

Por: Eugenia Soto Morales 30 julio, 2013
"En su revisión del Programa Macroeconómico el Banco Central hará una revisión a la baja de la previsión de crecimiento de la economía", dijo Rodrigo Bolaños, presidente del BCCR.

A Rodrigo Bolaños, presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), le queda tan solo un día para hacer pública la revisión del Programa Macroeconómico 2013-2014.

Bajo la lupa de la junta directiva de la autoridad monetaria no solo están las proyecciones anunciadas en enero sobre el comportamiento de la economía para este año.

También está en juego la vigencia del tope al crecimiento del crédito, medida que el sector bancario lleva meses intentando derribar.

¿Qué se puede esperar de la revisión? Las opiniones son discordantes en cuanto a las elecciones del Central y el grado de variación, sin embargo sí hay coincidencia en que estos puntos son los que concentrarán la atención:

1. Crecimiento del PIB, ¿de cuánto será el recorte?

La proyección inicial era de 4% para finales de 2013, sin embargo Bolaños ya ha anunciado que está será revisada a la baja. La Comisión Económica para América Latina cifró en 3% el crecimiento económico para Costa Rica en 2013.

"Es de esperar una contracción en las expectativas de crecimiento que rondaría en medio punto porcentual en un escenario conservador, o en un punto es una escenario más agresivo", comentó el economista Melvin Garita.

2. ¿Adiós a los topes?

La presión del sector bancario y empresarial ha arreciado en las últimas semanas. La exhortación de la presidenta Laura Chinchilla de revisar la medida, bien la podría haber convertido en inviable desde un punto de vista político.

"Nosotros creemos que sí se van a eliminar estos topes, sin embargo es posible que la entidad decida eliminar el tope solo en el crédito denominado en colones, impulsando de esta manera un cambio en la composición del crédito, que es uno de los objetivos de la entidad, como lo ha comentado en varias ocasiones", estimó Hernán Varela, oficial de riesgo de Grupo Bursátil Aldesa.

Pero esta expectativa no es generalizada. " Si bien ha existido algún grado de presión por parte de algunos sectores, me parece que el BCCR no ha promovido mucho la discusión con ellos al menos públicamente. Me parece poco probable que se modifiquen las condiciones", comentó Jorge Madrigal, exdirector de la División Económica del BCCR.

3. Nuevos controles. En ocasiones anteriores Bolaños ha afirmado que los topes pueden ser sustituidos por otro tipo de medidas. El instrumento que parece más obvio para la autoridad monetaria es el encaje mínimo legal, y representantes del sector bancario temen que el fondeo mediante créditos a largo plazo esté en la mirilla del Central.

4. Mayor déficit fiscal. Una menor actividad económica redunda en una menor recaudación tributaria por parte del Ministerio de Hacienda. Menores ingresos con gastos crecientes dará como resultado un déficit fiscal mayor para finales del año. La proyección original del Ministerio de Hacienda fijaba la brecha entre ingresos y gastos del Gobierno Central en 4,9% del Producto Interno Bruto (PIB).

5. Inflación inamovible. El rango meta de la inflación es la cifra escrita en piedra para el Banco Central, y aquí no habrá cambio. "El argumento de algunos sectores sobre la razonabilidad de permitir una mayor inflación con el objetivo de estimular el crecimiento económico, no creo que sea de recibo dentro del personal técnico del Banco Central en este momento", estimó Madrigal.

Ya Bolaños ha comentado que las metas de inflación no se cambian con los vaivenes en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), sino que se ajustan las políticas para que la inflación retorne al redil del rango meta.