Rendimientos del régimen obligatorio de pensiones siguen tendencia de títulos de Gobierno

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 18 enero, 2015
 La mayoría de las inversiones de los fondos de pensión están concentradas en valores emitidos por Hacienda y el Banco Central.
La mayoría de las inversiones de los fondos de pensión están concentradas en valores emitidos por Hacienda y el Banco Central.

Los fondos del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) siguen atados a los rendimientos que tengan los bonos emitidos por el Banco Central y el Ministerio de Hacienda.

Lo anterior se explica por la concentración que tienen las carteras en estos valores y por la similitud en la tendencia de las variaciones porcentuales con las ganancias que pueden generar los títulos públicos.

En una comparación con los rendimientos totales de todos los bonos de Hacienda y el BCCR reunidos en un índice con las rentabilidades anuales nominales de los fondos de pensión es posible ver un comportamiento similar.

Gráfico: Rendimientos y mercado.
Gráfico: Rendimientos y mercado.

Según ese cotejo, la tendencia general en las variaciones del índice concuerda con los rendimientos reportados por las seis operadoras de pensiones complementarias (OPC) existentes. Por ejemplo, a finales del 2013, cuando había una tendencia a la baja, todos los indicadores tuvieron ese descenso sin excepción, aunque en diferente intensidad.

Sin embargo, el otro resultado del ejercicio es que las OPC han tenido mejores ganancias que las reportadas por el índice y sus porcentajes han estado por encima de esta medición de referencia.

Reynaldo Herrera, jefe de Tesorería del Banco Nacional, departamento que elabora el índice, explicó que esta herramienta puede servir a los administradores de carteras de pensiones como una meta o parámetro de rendimiento activo al hacer que los fondos que administran tengan más rentabilidad que el indicador en una cantidad de puntos porcentuales previamente definidos.

Concentración y gestión

Gerentes de operadoras consultadas coincidieron en que las tendencias reflejan la falta de diversificación en las inversiones de las pensiones.

Lo anterior implica la existencia de un riesgo sistémico, es decir, que lo que suceda en rendimientos de los bonos públicos, también ocurrirá en las ganancias de las pensiones en alguna medida.

Para Héctor Maggi, gerente general de la OPC de la Caja Costarricense de Seguro Social, este ejercicio trae a colación nuevamente el tema de la concentración de activos en las carteras, aspecto que está en contra de la teoría o las buenas prácticas de la diversificación.

Según las regulaciones, los administradores de pensiones pueden tener hasta un máximo de 64% del total del ROP en valores del BCCR y de Hacienda en este momento y hasta el 31 de diciembre del 2015. Está previsto que esa proporción disminuya gradualmente hasta un 50% en el 2020.

Si los administradores de los fondos tuvieran una gestión más diferenciada entonces su tendencia se separaría de lo que marca este índice, pero por el momento la tenencia mayoritaria de dos emisores hace que las carteras no cambien sus rendimientos cuando estos son bajos en el resto del mercado.

Alejandro Solórzano, gerente general de la operadora Vida Plena, reconoció que aún existe una concentración importante de valores, pero destacó que sí existe algún grado de diferenciación al tener mejores resultados que el índice. Para el ejecutivo, la diferencia entre el índice el Banco Nacional y los resultados de las operadoras se deben a la gestión activa, es decir la compra y venta de valores para generar ganancias de capital, además de intereses de instrumentos de otros emisores.

Por su parte, José Manuel Arias, gerente de BAC Pensiones, aseguró que los resultados demuestran una estrategia de inversión que agrega valor a los recursos.

Sin embargo, añadió Arias, las inversiones de las operadoras carecen de un menú amplio de emisiones calificadas en Costa Rica, lo cual impide que los rendimientos sean completamente diferentes de la tendencia del mercado.