Banco Central pasa brasa del riesgo a los bancos

La eliminación de los topes al crecimiento del crédito no es una carta blanca para el sistema financiero

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Llamado-atencion_ELFCHA20130801_0002_5.jpg
    326x204
    Llamado de atención
    / 01 AGO 2013

index

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) dejó en manos de los banqueros comerciales el carbón encendido que representa una cartera crediticia en dólares que crece y en la que un 70% del dinero fue prestado a personas que no generan ingresos en la divisa.

Con la decisión de levantar los topes al crecimiento del crédito, la autoridad monetaria le aflojó la cuerda al sistema bancario, pero también le jaló orejas al llamar repetidamente la atención sobre la dependencia de la banca del fondeo externo para financiar el crecimiento de las colocaciones en dólares.

La Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) y el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), encargados de llevar a buen puerto un paquete de reformas que socaría las tuercas de la supervisión sobre los riesgos de crédito y liquidez de los bancos, no se libran de su cuota de presión.

En tanto las propuestas impulsadas por la Sugef son aprobadas e implementadas, básicamente la prudencia es lo único que frenaría el festín del endeudamiento en dólares tanto de personas y compañías, como de los propios bancos.

Este respiro otorgado por el Central dista de ser carta blanca.

“Si el Banco Central llega a ver que esta tendencia continúa, en cumplimiento de su responsabilidad de velar por la estabilidad del sistema, no le va quedar más remedio que tomar algunas de las medidas que hoy descarta”, aseguró Rodrigo Bolaños, presidente de la autoridad monetaria.

Una advertencia que en las tiendas de los banqueros resonó con tono de amenaza, aunque no llegó a opacar los aplausos con que el sector celebró el levantamiento de los topes de cartera.

Incluso, el Banco Nacional asegura que la reactivación del crédito ocurrirá en lo que queda del año.

En alerta

La validez de la preocupación del Central es reconocida por propios y extraños. La discordia está en torno a las medidas que ayudarían a cambiar el panorama de los riesgos.

“El llamado a la prudencia es de recibo, pero las medidas son del resorte de la Sugef. Estamos de acuerdo con esas reformas, lo que estamos negociando es la gradualidad en la aplicación”, aseguró Jimmy Hernández, gerente general de Banco Cathay.

La preocupación del Central nace de dos frentes. El primero y más discutido es la cantidad de créditos que los bancos otorgan a deudores con ingresos en colones.

La colocación de préstamos en dólares ha sido terreno de la banca privada, sin embargo recientemente los bancos públicos han metido el acelerador. Aunque en términos porcentuales siguen por debajo de sus pares privados, la tendencia al alza es más acentuada.

“Creemos que vamos a crecer un 12% anual en nuestra colocaciones totales. Ya hacemos test de estrés a tipos de cambio no de ¢500, sino hasta de ¢750, pero sí coincido en que es un tema a discutir”, dijo Mario Rivera, gerente general del Banco de Costa Rica.

Precisamente el riesgo cambiario que asumen quienes, sin generar dólares, se endeudan en esta moneda, es uno de los factores que atacarían las nuevas regulaciones de la Sugef.

Estas tenderían a incrementar los interés en dólares, atacando el diferencial de tasas que agranda la demanda por el crédito en la divisa.

“Si el diferencial a favor del colon se incrementa, podríamos ver un cambio en la demanda. Debo reconocer que la mayor volatilidad de las tasas en colones no ayuda a tranquilizar al consumidor al momento de elegir moneda”, opinó Jean-Luc Rich, gerente general de Scotiabank.

¿Para cuándo, Bernanke?

La otra fuente de preocupación del Central es el endeudamiento del sistema financiero en su búsqueda de dólares para satisfacer la demanda local de crédito.

“El crédito en dólares sobrepasó la captación de divisas locales. Ese exceso lo están financiando con líneas de crédito y préstamos a mediano y largo plazo en el exterior”, señaló Bolaños.

Los créditos con entidades financieras del exterior representaban, a junio de este año, un 9,1% del pasivo con costo del sistema bancario, según información publicada por la Sugef. Doce meses atrás, su peso era de 7,4%.

Este tipo de fondeo registra un crecimiento de 38% entre junio de 2012 y el primer semestre de 2013. El crecimiento es más acelerado entre los bancos públicos.

“Cada vez se dice que las políticas expansivas de Estados Unidos se pueden revertir. Este fenómeno podría ocasionar una devaluación del colón y afectar la capacidad de pago de la gente con créditos en dólares. La situación se puede complicar si hay falta de liquidez y los bancos del exterior restringen las líneas de crédito”, explicó Gerardo Corrales, gerente general de BAC San José.

Por el momento, Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, mantiene su política expansiva que amarra el tipo de cambio al límite inferior de la banda, y las tasas de interés en esa moneda, al suelo.

Parte de la incertidumbre es cuánto tiempo más le pagará la FED a los músicos para que la fiesta de dólares se mantenga, y si el final del ágape, tomará por sorpresa o no al sistema local.

Sostenbilidad y financiamiento