Bancos Centrales latinoamericanos enfrentan nuevos riesgos por acumulación de reservas

Exportación de materias primas en la región favorece ingreso de divisas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La coyuntura actual es una oportunidad para que los bancos centrales de los llamados países emergentes, entre ellos los latinoamericanos, mejoren los sistemas de medición y gestión de riesgos para las cada vez mayores reservas internacionales que están recibiendo.

Esta fue una de las conclusiones del Primer seminario de riesgos organizado por el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericano (Cemla), el cual se realizó la semana pasada en Bogotá, Colombia.

Al seminario asistieron ejecutivos de los bancos centrales de 19 países, agencias internacionales calificadoras de riesgo, bancos multilaterales y directivos de firmas especializadas en gestión de inversiones informó Ana María Carrasquilla, presidenta ejecutiva del FLAR, en un comunicado.

Según la representante, uno de los aspectos más relevantes discutidos durante el seminario fue cómo gestionar las carteras de reservas internacionales dados los nuevos volúmenes acumulados durante la última década.

"Los países latinoamericanos han aumentado el volumen de reservas internacionales de manera significativa. Este cambio ha sido importante y rápido. Sin embargo, en algunos casos, las reservas continúan gestionándose de la misma forma en que se hacía años atrás", señaló la entidad.

En este contexto, se analizó si los países deben gestionar una porción de sus reservas con un concepto de riqueza en lugar de uno de liquidez. Además se resaltó que la acumulación de reservas se explica, en parte, por el auge en los precios y volúmenes de materias primas exportadas por la región, que en muchos casos, son recursos no renovables.

"La pregunta que surge una y otra vez en las discusiones es sí las economías deberían constituir una base de activos financieros que en un futuro sustituya la fuente provista por la exportación de estos productos básicos", agrega el comunicado.

Los asistentes concluyeron que la coyuntura actual es una oportunidad importante para buscar nuevas estrategias de inversión, incorporar nuevos tipos de activos y mejorar los sistemas de medición y gestión de riesgos, con el fin de optimizar las condiciones de inversión de las reservas internacionales y fondos públicos y generar una mayor riqueza futura.

Además, los banqueros presentes concluyeron que asumir el riesgo de crédito puede mejorar la rentabilidad de las carteras durante tiempos de recuperación o crecimiento económico. Esta rentabilidad adicional compensa el incremento del riesgo asumido con respecto a las inversiones de riesgo menor.

"En el caso de los bancos centrales, el riesgo reputacional es una restricción importante en el proceso de toma de decisión de inversión. Es así como, en caso de presentarse un evento de incumplimiento, la evaluación de su gestión se hace de manera específica sobre títulos individuales, y no observando el desempeño agregado de todo el portafolio de inversiones", indicó el FLAR.

Este hecho puede hacer que, aunque el portafolio haya presentado un desempeño muy bueno, la gestión de sus administradores solamente sea evaluada por el incumplimiento específico observado.

También se discutió la necesidad de utilizar enfoques integrales para la gestión de riesgos, que empleen modelos cuantitativos y que incorporen también análisis cualitativos, basados en diversas fuentes de información disponibles, con el fin de no depender exclusivamente de un solo modelo o enfoque y menos aún de una única fuente de información.

El FLAR, es un organismo multilateral cuya función primordial es velar por la estabilidad macroeconómica de sus países miembros por medio de los  recursos provenientes de reservas internacionales, que pueden ser utilizados por los bancos centrales de los países miembros, en momentos de crisis o de inestabilidad económica.

Sostenbilidad y financiamiento