Liquidez y poca presión fiscal explican nivel, pero cambiaría en segundo semestre

Por: María Fernanda Cisneros 16 abril
En intereses se gastaron ¢102.339 millones y en gastos de capital ¢65.787 millones.
En intereses se gastaron ¢102.339 millones y en gastos de capital ¢65.787 millones.

La estabilidad y los niveles bajos han caracterizado a la Tasa Básica Pasiva (TBP) en los primeros meses de este 2017, pero esto se agotaría en el segundo semestre.

Aun cuando desde mediados de enero concluyó la implementación progresiva de la nueva metodología del indicador –que ejerció presión a la baja en la Tasa–, se ha mantenido estable.

¿Qué ha llevado a que este referente de los préstamos en colones mantenga poca variación, aún concluido ese ajuste?

Por un lado, la liquidez del sistema financiero en colones ha permitido satisfacer la demanda de recursos en moneda local, con una baja presión sobre las tasas.

Por otro, el Gobierno ha logrado reducir las presiones más importantes del pago de la deuda, mediante instrumentos como los canjes, lo que también quita presión el mercado.

Para Eduardo Prado, gerente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), el comportamiento de la TBP es solo un reflejo de la relativa estabilidad macroeconómica.

Este panorama está presente en la inflación, el tipo de cambio, la producción, la evolución de los agregados monetarios y el crédito, añadió Prado.

Entre tanto, la expectativa apunta a que TBP tenderá al alza en lo que resta del 2017 y se ubicaría entre 5% y 6%.

El pronóstico se fundamenta en la necesidad de financiamiento del Gobierno ante la presión del déficit fiscal, la posible reducción de la liquidez en moneda local (ante una mayor colocación de créditos), el aumento del precio del petróleo, una mayor inflación y la subida de las tasas de interés internacionales.

Precisamente, la actual estabilidad de la Tasa –en contraste con un dólar que toma fuerza– está impactando positivamente a los préstamos en colones. A marzo, el repunte interanual del crédito colocado por la banca privada en colones fue de 23%, y en la pública fue de 12,5%.

En contraparte, el crédito en dólares creció 12% en la acera privada y solo 7,5% en la pública.

Este comportamiento fue previsto en el Programa Macroeconómico 2017-2018 del BCCR, que estimó un menor crecimiento del crédito en general para este año, pero con más ritmo en colones.

A julio pasado, los préstamos en colones ligados a la TBP representaban el 26% del total. Cualquier ajuste en este indicador, tiene un impacto en la cuota mensual de los deudores.

infografia
Estabilidad y pronóstico al alza

El cambio metodológico de la TBP –aplicado desde febrero de 2016 por el Central– incorporó el total de las captaciones a plazo en colones, con independencia del plazo de constitución.

Antes, la TBP solamente incluía las operaciones a plazos entre 150 y 210 días o, en su efecto, el 20% del total de las nuevas captaciones en moneda nacional.

La novedad generó una caída de 135 puntos básicos (p. b.) que habría empujado a la Tasa a un 4,6%. Sin embargo, el efecto se aplicó gradualmente, con un recorte de 2,70 p. b. por semana.

Así, el nuevo cálculo ejerció presión a la baja durante 51 semanas. Ese periodo de ajuste concluyó en enero pasado y desde el 19 de ese mes, la Tasa solo se rige bajo las fuerzas del mercado.

En las 12 semanas que han transcurrido desde el 19 de enero, el indicador ha alcanzado un pico máximo de 4,60% y un mínimo de 4,45%, un rango de 0,15 puntos.

El 12 de abril anterior, la Tasa se ubicaba en 4,45%, el mismo nivel con el que arrancó este 2017.

La liquidez en colones explica gran parte de esa regularidad.

Hasta febrero, el saldo de la riqueza de esta moneda permanecía estable e incluso en crecimiento (superó los ¢12,2 billones).

El BCCR presupuestó para este año presiones al alza en las tasas de interés. Por esto, anunció (en el plan de colocación del primer semestre) que no renovaría todos los vencimientos de bonos de estabilización monetaria del año, lo que le permite dejar colones “sobre la mesa”, que sirven para que las tasas en colones no sufran esas presiones, dijo Vidal Villalobos, gerente de estudios económicos de Prival Bank.

La estrategia de colocación de deuda de la Tesorería Nacional durante el último año también desempeña un papel importante.

“En algunos periodos, el Gobierno logró acceder al financiamiento requerido con reducción en las tasas de interés, lo que se manifestó en una caída general en las tasas de interés a nivel interno”, indicó Prado, del BCCR.

Para el primer semestre de este 2017, Hacienda tiene planeado realizar al menos cuatro canjes, con las series que tienen vencimiento en el 2017, 2018 y 2019.

Empero, dado que la previsión de la TBP es al alza para en la segunda mitad del año, hay que seguirle el rastro a algunas cifras.

La inflación local volvería al rango meta del Central (entre 2% y 3%) este año. Las recientes presiones inflacionarias ya motivaron el alza de la Tasa de Política Monetaria a 2,25%.

Por su lado, Hacienda necesitará captar más por las necesidades de financiamiento de finales del año y la poca posibilidad de aprobación de la reforma fiscal.

La demanda de recursos en moneda local por parte del Gobierno puede estrujar los recursos disponibles y reducir la liquidez, dijo Dannel Huang, gerente financiero de Cathay.

El Central prevé que la riqueza en colones crecerá menos el 2007.

Por último, el mercado estima que, ante la nueva regulación sobre la posición en moneda extranjera aplicada por el Central, muchos intermediarios necesitarán captar más en colones y competir entre ellos y eso elevará la TBP.