Por ahora, existen más factores que lo aprecian pero la tendencia está cambiando

Por: María Fernanda Cisneros 31 mayo, 2016
Luis Mesalles brindó una charla sobre el tipo de cambio la mañana de este martes 31 de mayo, en un desayuno organizado por EF y Scotiabank Transformándose.
Luis Mesalles brindó una charla sobre el tipo de cambio la mañana de este martes 31 de mayo, en un desayuno organizado por EF y Scotiabank Transformándose.

El ambiente económico ha empujado al tipo de cambio real a la apreciación, por factores como la caída del precio de las materias primas, pero esas corrientes podrían cambiar y podría empezar a pesar más aquellos indicadores que impulsen a la depreciación.

En otras palabras, en este momento hay más factores internos y externos que impulsan a un aumento del tipo de cambio (depreciación del colón) que a una disminución (apreciación).

Estas proyecciones fueron presentadas esta mañana por el economista Luis Mesalles, durante el Desayuno Financiero organizado por EF y Scotiabank Transformándose y realizado en el auditorio de Grupo Nación.

Según el analista, la realidad económica muestra que, hasta ahora, el tipo de cambio real se aprecia y hay varios factores que inciden en este resultado.

De primera entrada, la caída de precios de las materias primas, que también ha ayudado también a reducir la inflación del país.

La fuerte atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) que pasó de $2.665.400 en el 2014 a $2.708.400 en el 2015, es otro de esos incentivos.

También, el financiamiento externo de entidades públicas y privadas aumentó aproximadamente unos $8.000 millones en los últimos cuatro años.

Asimismo, las bajas tasas de interés internacionales ayudan a que el premio por endeudarse en dólares sea mayor, mientras que el premio por invertir en colones decrece.

No obstante, por ahora, el tipo de cambio no presenta grandes movimientos porque el Banco Central de Costa Rica (BCCR) ha estado interviniendo.

Durante el 2015, la entididad se enfocó en evitar que el precio de la divisa bajara, por lo que compraba divisas. Sin embargo, ahora está vendiendo dólares, por lo que "uno supone" que lo está haciendo para el tipo de cambio no suba, explicó Mesalles.

Precisamente, en la línea de qué factores estarían presionando un menor precio del dólar, actualmente, solo se pueden contar la baja inflación local (menor que la internacional) y la intervención del BCCR.

Sin embargo, para Mesalles, esta realidad está por dar un giro, y hay más los factores que impulsan la depreciación del cólon. Inclusive, asegura que algunos de ellos ya se están viendo.

Nuevas señales

Pronto, la ventaja de ver a las materias primas en niveles tan bajos dejaría de estar presente, y empezarán a subir de precio, algo que ya se ha visto ligeramente con el caso de los precios del petróleo.

La subida de las tasas de interés internacionales es la segunda señal. En diciembre del año pasado, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos realizó la primer alza de 0,25 puntos en los tipos de interés y anunció que llegarían más incrementos.

Por ahora, no se sabe exactamente cuándo ni qué tan rápido, pero se conoce que la subida de tasas llegará, comentó Mesalles.

Como tercer alerta, y relacionada al segundo punto, está el menor acceso a financiamiento externo, tanto del nicho público como el público. En el momento en que suban las tasas de interés internacionales, el crédito barato que ha ingresado al país ya no tendrá los mismos beneficios.

A la vez, las calificadoras de riesgo irán castigando la ausencia de un consenso para tratar el déficit fiscal, por lo que será más difícil conseguir crédito para financiar al sector público.

Esto también puede provocar la inestabilidad del colón.

Paralelamente, conforme se van aumentando los precios de las materias primas, las monedas de otros países que se han devaluado, empezarán a revaluarse.

Por su lado, los factores que impulsarán a la apreciación actualmente son pocos: la intervención del BCCR pareciera inclinarse a que el tipo de cambio no suba, la inflación local será igual o mayor que la internacional y la atracción de IED continuará igual.