Banco Central tiene pocas alternativas para controlar crédito en dólares

Presión para eliminar tope crediticio sube al tiempo que el riesgo por dolarización de cartera persiste

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Fuente-ocupacion_ELFCHA20130719_0002_5.jpg
    326x204
    / 19 JUL 2013

index

En estas semanas que anteceden a la revisión del Programa Macroeconómico 2013-2014, las autoridades del Banco Central de Costa Rica (BCCR) podrían estar rebuscando una herramienta que les permita deshacerse del tope de cartera, pero mantener el control sobre el crédito en dólares.

La presión de los empresarios y banqueros contra el límite al crecimiento de las colocaciones subió hasta tocar las puertas de Casa Presidencial en Zapote.

El cabildeo logró arrancarle a la presidenta de la República, Laura Chinchilla, una solicitud de revisión de la medida.

Con este panorama, el tope podría ser políticamente insostenible aunque el problema que debía atajar todavía persiste. En junio, el 49% de los créditos estaban denominados en dólares.

En los últimos 12 meses (de julio de 2012 a junio de 2013), el crédito en la divisa registró un incremento del 16,7%. El dinamismo es superior al 12,7% observado al final del primer semestre del año pasado.

El impacto del tope en los créditos en colones se deja sentir con más fuerza. El crecimiento en la colocación durante los últimos 12 meses creció solo 1,8%, mientras que para junio de 2012 el aumento fue de 12,0%.

Incluso, el ritmo de crecimiento mensual es superior en las colocaciones en moneda extranjera que en las de colones.

Pocos caminos

La posición del Central, declarada por su presidente, Rodrigo Bolaños, es que el tope bien podría levantarse cuando se aprueben las reformas a la supervisión impulsadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

También el límite al crédito podría ser sustituido por otro tipo de medidas, que, a juicio del Central, reduzcan el riesgo que representa el incremento del crédito en moneda extranjera, especialmente el otorgado a personas que no generan ingresos en dólares.

El listado de opciones es más que limitado, según uno los economistas consultados por EF.

“Desde el punto de vista del Banco Central, la única herramienta sería aumentar el encaje mínimo legal en dólares de forma temporal y tendría que remunerarlo, lo cual le incrementaría las pérdidas”, estimó el economista William Calvo, quien fungió como director de la División Económica del BCCR.

El encaje se encuentra en un 15% en este momento (para colones y dólares) y el Central puede subirlo hasta un 25%, solo por un periodo de seis meses.

Un aumento en este rubro hace que los bancos puedan utilizar una menor porción del dinero que obtienen por concepto de depósitos en la generación de nuevos préstamos. Además, les implica un costo, el cual podría reflejarse en un incremento en sus tasas de interés activas, es decir, las que cobran por los créditos.

Actualmente, es más barato endeudarse en dólares que en colones. La tasa activa promedio en moneda local es de 16,72%, mientras que en dólares es de 10,65%.

“En vez de subir encajes en dólares, deberían bajarse en colones, para igualarnos, y permitir una reducción en las tasas de interés y estimular la producción. Esa sería una buena solución”, advirtió Jorge Guardia, expresidente del Banco Central.

Reformas en camino

Además de cambios en los niveles del encaje, al Central solo le queda esperar a que el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) apruebe el paquete de reformas que impulsa la Sugef.

Entre las propuestas están la aplicación de normas de mayor rigor en el análisis de la capacidad de pago de las personas o empresas, con énfasis en los problemas que puede enfrentar un deudor ante variaciones en el tipo de cambio en caso de tener obligaciones en dólares.

Además, está el establecimiento de estimaciones genéricas y coeficientes de liquidez.

Actualmente, la Sugef revisa los comentarios recibidos en el proceso de consulta pública y prepara las modificaciones pertinentes, explicó Javier Cascante, superintendente de la Sugef.

La revisión del Programa Macroeconómico se dará a conocer la última semana de julio, justo cuando el texto de las reformas en supervisión arribarían al Conassif para su votación final según prevé José Luis Arce, presidente del Consejo.

La cercanía de esas fechas podría ser uno de los elementos en la ecuación del Central al decidir el futuro del control al crédito.

Sostenbilidad y financiamiento