El ubicuo cajero automático cumple 50 años

El banco Barclays inició un cambio revolucionario al instalar las primeras unidades en un suburbio de Londres en 1967


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Nueva York.-  El cajero automático, la máquina que escupe billetes (y que cobra fuertes tarifas si uno no escoge la red que corresponde) cumple 50 años este año.

Es ubicuo y posiblemente sigue siendo necesario, a pesar de los grandes cambios en la manera de pagar.

LEA: En China, el pollo frito se paga por reconocimiento facial

Significó un cambio revolucionario cuando el banco Barclays instaló los primeros en un suburbio de Londres en 1967.

La máquina entregaba montos fijos de dinero mediante vouchers especiales, ya que la tarjeta con la cinta de plástico todavía no había sido inventada.

El cliente no tenía manera de transferir fondos de una cuenta a otra y los empleados bancarios tabulaban las transacciones manualmente al final de cada jornada.

Sin embargo, a medida que los cajeros se volvieron de uso común, no solo modificaron la rama bancaria sino que también enseñaron a la gente a interactuar con quioscos a cambio de bienes.

En esta foto de 1986 un hombre usa un cajero automático, máquina que cumple 50 años de operación en el mercado. (AP)

LEA: ¿Por qué debe hacer fila en los bancos en plena era de los servicios digitales?

Ahora es una práctica común y la gente puede obtener entradas para el cine y pases de abordaje, pagar la cuenta en una máquina en el supermercado o comprar mercadería en línea haciendo varios clics.

Todo eso se basa en la idea de que una persona puede realizar sus transacciones de rutina sin tener que acudir a un cajero humano.

"El cajero automático aprovechó la fuerza innata de la gente que brinda gratificación a cambio de hacer algo uno mismo y se amplió a partir de allí", dijo el profesor del MIT Charles Kane.

Fue un concepto novedoso para su época.

El cajero no fue el primer artefacto de autoservicio, ya que las máquinas expendedoras existían desde mucho antes, pero éstas entregaban objetos que se podían sostener en la mano.

Bendu Charles alista un cajero automático durante el proceso de fabricación en Diebold Nixdorf en Carolina del Norte. Con la excepción de las máquinas dispensadoras de golosinas, ninguna pieza de tecnología ha hecho más que el cajero automático en la creación de una cultura de autoservicio. (AP)

Bernardo Batiz-Lazo, historiador del cajero automático (¡si existe tal especialista!) en la Universidad Bangor en Gran Bretaña, dijo que los primeros usuarios solían verificar sus balances dos veces, antes y después de retirar los fondos.

"Tomó mucho tiempo convencer a los clientes que aprendieran a usar los cajeros y los usaran de manera habitual", dijo Batiz-Lazo.

Sostenbilidad y financiamiento