El impulso de los índices bursátiles podría acabarse en los próximos meses, ya que es poco sostenible

Por: María Fernanda Cisneros 19 marzo
Las acciones de los bancos se desplomaron al continuar la caída del rendimiento de los bonos, lo que significará tasas de interés más bajas para los créditos.
Las acciones de los bancos se desplomaron al continuar la caída del rendimiento de los bonos, lo que significará tasas de interés más bajas para los créditos.

La euforia de Wall Street podría tener los meses contados.

Los analistas ven cada vez más probable que el optimismo se corrija pronto y que los índices bursátiles bajen levemente, ya que el nivel actual no es sostenible.

Este ajuste se daría entre los próximos 60 a 90 días.

Índices bursátiles eufóricos
Índices bursátiles eufóricos

Luego de las elecciones de Estados Unidos, las acciones de las empresas estadounidenses se dispararon y los principales índices accionarios de Wall Street ascendieron a niveles récord.

No obstante, la semana anterior cerraron con resultados mixtos luego de que la Reserva Federal subiera las tasas de interés.

Aun así, ante la reciente euforia, la duda ineludible es: ¿cuánto más podrá aumentar el mercado de valores con el impulso de Donald Trump, presidente de Estados Unidos?

El tiempo exacto es difícil de determinar pero sí hay factores que van girando la atención.

Para empezar, un mercado no puede subir indefinidamente; debe caer en algún momento.

En esos momentos de reducción, “el mercado compra las caídas” y sí hay atractivo, no hay por qué asustarse, explicó Douglas Montero , director de fondos de inversión de Aldesa.

En adelante, el mercado irá comportándose según se cumplan o no las promesas de Trump, pero la historia de la Bolsa permite pensar en una corrección.

La ganancia sobre el precio delas acciones se ubicaba la semana anterior en 19,22 puntos, en el Dow Jones. Este indicador permite determinar cuántas veces el mercado está pagando por los beneficios que genera el mercado.

La cifra está muy por encima de los 15 puntos “normales” y los estudios han logrado determinar que cuando se llega a niveles cercanos a 20 es porque se está alcanzando una corrección importante, explicó Vidal Villalobos, gerente de estudios económicos de Prival Bank.

Por otro lado, Trump promete que la economía repuntará inclusive un 4%, pero el promedio del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos es de 1,35% en los últimos nueve años.

Otro dato interesante es que el crecimiento de la masa de préstamos comerciales e industriales se estancó desde que se eligió a Trump, explicó Villalobos.

Robert Shiller, premio Nobel de Economía y profesor de la Universidad de Yale, dijo a Bloomberg , que el mercado estadounidense está demasiado caro por factores sicológicos.

“Trump sigue hablando sobre el nuevo espíritu de EE. UU. y yo creo que o puedes creer en ello o puedes creer que otros inversores lo creerán”. Si los inversores confían en el mensaje de Trump, las acciones seguirán subiendo aunque los fundamentos económicos no sostengan esas alzas.

El riesgo de la burbuja es mayor para las economías con deuda en dólares. Si repuntan las acciones, se fortalece el dólar y encarece ese tipo de deuda, dijo Ricardo Vega, gerente júnior de análisis económico de Scotiabank.

¿Por qué la euforia?

Los discursos protagonizados por Trump han sido claves.

Inclusive, analistas locales e internacionales afirman que la euforia que vive Wall Street es estimulada por sus promesas de invertir en infraestructura, recortar los impuestos, aligerar las regulaciones y, en términos generales, brindar un mayor estímulo a la economía.

El mercado está creyendo en sus discursos y en la promesa de que las políticas expansionistas mejorarán la situación económica estadounidense, aseguró Montero.

El índice Standard & Poor’s 500 ha subido más de un 250% respecto del 2009. Desde otra óptica, ha ganado 11% desde el día de las elecciones estadounidenses (en noviembre) hasta ahora.

Respecto al índice industrial Dow Jones, desde el triunfo de Trump, registra un repunte de 14%.

Este comportamiento –motivado por positivismo y no por los datos económicos– no es novedad, ya que se ha experimentado en momentos históricos como en el 2000, con la burbuja del mercado de valores, inflada por el precio de las empresas “puntocom”.

En la jerga bursátil, una frase común es “compremos con el rumor y vendamos con la noticia”.

La más reciente noticia fue la subida de tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed), que dejó a los tipos de interés en 1% (apoyada por buenos indicadores macroeconómicos). La expectativa es que se den tres subidas en lo que resta del año.

Al término de la semana pasada, las acciones lograron apenas concluir con ganancias, pero los indicadores S&P 500 y el Dow Jones, tuvieron una muy leve reducción de 0,1% el viernes.

“El gran punto focal de esta semana fue a la Fed”, concluyó ese día Brian Jacobsen, estratega de Wells Fargo Funds Management, según informó la agencia de noticias Associated Press.