Una vida entre metales y joyas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las manchas negras que quedan en los dedos de sus manos después de crear una joya, hacen que Ariana Castillo, una joven de 24 años, recuerde que la vida está llena de sorpresas.

En el 2013, ella creó su marca, que lleva su nombre, y con la que ha desarrollado siete colecciones completas de joyas que conquistan a nacionales y extranjeros.

VEA EL ESPECIAL: 40 menores de 40 2016

De hecho, el año pasado, fue escogida para ser una de las tres diseñadoras costarricenses que exhibirían sus piezas en las joyerías LA Cano, como parte de un proyecto para destacar el talento que existe en territorio tico.

Ariana se ha diferenciado en el mercado al mezclar técnicas tradicionales de orfebrería con diseños vanguardistas. “Para mí, diseñar una pieza es convertirla en algo especial y mágico”, destacó.

Es con esa inspiración que pretende que el posicionamiento del diseño nacional sea cada vez mayor, donde el arte manual y el diseño tomen un papel sobresaliente dentro de las opciones que existen actualmente en el mercado.

“Así ampliaríamos el concepto de marca sin perder la visión de ofrecer piezas únicas y ediciones limitadas a nuevos horizontes tanto a nivel nacional como internacional”, resaltó.

Por ahora, logró llamar la atención de los amantes de la joyería por su sitio web, el cual considera su principal vitrina comercial, ya que le permite tener conexiones con el extranjero, principalmente con clientes en Estados Unidos.

¿Cómo crea sus piezas? Ella dice que la inspiración hace que genere un concepto que le ayuda definir las líneas, formas y detalles que componen la sinergia de cada nueva colección que ejecuta.

“La inspiración es el motor de arranque. Posteriormente viene todo el arte manual: fundir el metal (plata u oro), prepararlos, hacer la parte constructiva de la pieza, soldar, limar, lijar y hasta darle los acabados finales como texturas, el proceso de pulir, engastar las piedras y ver nacer la nueva pieza”, relató Castillo.

El camino al éxito

Desde pequeña, Ariana Castillo se sintió atraída por el diseño de modas por lo que decidir a qué se dedicaría en su vida no fue tarea complicada.

Estaba tan segura de lo que quería hacer que, desde que cursaba el colegio, tomó cursos de costura y diseño para dar pasos en lo que tanto la apasionaba. Luego, entró a la universidad y casi cuando terminaba la carrera, el destino le dio un giro a sus planes.

“Llegué al mundo de la joyería sin esperarlo. Justo cuando terminaba, pasé una etapa donde mi salud estuvo muy delicada, estuve casi cuatro meses sin salir de mi casa. Conforme me recuperaba, quería buscar algo que no hubiera hecho ni conociera; quería encontrarme de nuevo”, contó.

Ahí decidió entrar a un curso de vitrofusión, enfocado en confeccionar platos, adornos y otros, sin embargo, ella se inclinaba por hacer piezas pequeñas de vidrio que quería montarlas como anillos. Esto la impulsó a tomar clases de joyería de lunes a viernes.

“Sin darme cuenta, descubrí mi amor por el metal y el mundo de la joyería. Inicialmente, se trataba de un proceso personal y luego se convirtió en mi marca, mi pasión y mi trabajo”, recalcó esta diseñadora nacional.

En detalle

Edad:24

Empresa: Ariana Castillo

Cargo o profesión: Diseñadora de modas

Sostenbilidad y financiamiento