Por: José David Guevara 18 mayo, 2016

Nunca me ha gustado el título de este libro: "1001 libros que hay que leer antes de morir", de Peter Boxall y José Carlos Mainer, y publicado por Grijalbo.

Resulta obvio que lo que no leamos en vida no lo vamos a leer nunca, a menos que en el más allá nos aguarde "La biblioteca de Babel", ese universo infinito que imaginó el argentino Jorge Luis Borges y que plasmó en ese cuento publicado por primera vez en 1941.

Cuando de recomendaciones de lectura se trata, prefiero lapsos de tiempo mejor definidos, plazos más acordes con nuestra realidad inmediata, pues además quién sabe cuánto tiempo vamos a vivir --podemos morir hoy, mañana, en un mes, tres años, dos décadas...--. Por ejemplo, como el título de esta columna: "5 notas que hay que leer antes de que termine esta semana".

Se trata de una meta más fácil de alcanzar, ya que consta de apenas 5 artículos periodísticos y no de 1.001 novelas --entre otras, "Por quién doblan las campanas", de Hemingway; "Hasta no verte, Jesús mío", de Elena Poniatowska, y "El loro de Flaubert", de Julian Barnes-- y, además, enmarcada en un período muchísimo más razonable, la presente semana.

Me refiero a los siguientes:

Uno que da esperanza y confirma el potencial que tiene nuestro país: "Ensamblaje de camiones abre nuevo capítulo en la industria automotriz de Costa Rica", de la periodista Cristina Fallas Villalobos.

Otro que está por verse: "Entrevista con Luis Guillermo Solís: 'Vamos a recibir todos los balazos", de las reporteras Andrea Rodríguez, María Fernanda Cruz y la editora Eugenia Soto Morales.

Uno que inquieta y tiene que ver con el viejo hábito de nombrar en las juntas directivas de los bancos a dirigentes políticos carentes de formación bancaria: "Bicsa padece de baja liquidez y un pasivo más costoso", del redactor Sergio Morales Chavarría.

El cuarto preocupa pues deja de manifiesto la poca visión de la mayoría de los nuevos alcaldes --imposible no preguntarse ¿en qué mundo viven?--: "Internet queda rezagado en planes de gobierno de nuevos alcaldes", de Krisia Chacón Jiménez.

Y, el último, que enciende todas las señales de alerta: "Industria manufacturera sufre erosión en Costa Rica", de Evelyn Fernández Mora.

El título del libro con el cual inicié esta columna, tiene el siguiente subtítulo: "Relatos e historias de todos los tiempos". Al titular de este texto podríamos ponerle el siguiente subtítulo: "Relatos e historias de la Costa Rica actual".

Le deseo una provechosa y reflexiva lectura.

Etiquetado como: