EL ESTILO DE DIRECCIÓN DE JORGE LUIS PINTO

En Brasil 2014, la Sele refleja a su líder

El liderazgo es un acto emocional y los líderes conectan primero con el corazón y luego con la mente, sin olvidar que un líder efectivo no lleva a la fuerza a quien no quiere caminar


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Muchos equipos de trabajo se parecen a sus líderes y la Selección Nacional de Costa Rica es una muestra de este fenómeno en el Mundial de Brasil 2014.

En entrevista que publicó El Financiero en su edición del 18 de mayo del 2014, el seleccionador Jorge Luis Pinto dio algunas luces muy claras sobre su estilo de dirección y liderazgo, mismas que está reflejando su plantel en el campo de juego.

Si ubicamos a Pinto como jefe de los jugadores, se puede determinar que su liderazgo camina en la dirección idónea, y no por casualidad alcanzó el éxito en el Grupo D del torneo, una de las llaves más complicadas del Mundial.

Pero, ¿en qué se basa el comportamiento de Pinto para ser un líder de alto peso dentro de su equipo? No hace falta examinar mucho, ni rasgarse las vestiduras para averiguarlo, basta con analizar un poco su forma de comportarse, porque es un estilo sencillo pero efectivo.

En esto del liderazgo no hay recetas mágicas y Pinto lo demuestra al aplicar con su equipo varias cosas a la vez: guía, conducción, acompañamiento, respaldo, servicio, conexión con su gente, apoyo, sacrificio y, sobretodo, bien común. Si usted demuestra, naturalmente, la mayoría de estas cualidades hacia su gente, téngalo por seguro que está en el camino correcto del liderazgo.

Cuando estas características acompañan a una persona, la gente que está a su lado lo siente, se compromete con su idea y en consecuencia se deja dirigir.

Además de lo anterior, Jorge Luis Pinto tiene otro punto a su favor, que quizás es más importante, porque para ser líder, antes de cualquier otra cosa, se debe ser buena persona.

Recordemos que el liderazgo es un acto emocional y los líderes conectan primero con el corazón y luego con la mente, sin olvidar que un líder efectivo no lleva a la fuerza a quien no quiere caminar, tampoco empuja a quien no quiere trabajar; el buen líder enseña, orienta, capacita y apoya a aquellos que desean crecer y ganar.

Como si lo anterior fuera poco, el liderazgo del seleccionador nacional no solo tiene seguidores dentro del equipo, sino que también es la plataforma para formar nuevo líderes, quienes se están viendo sólidos en el campo de batalla. El liderazgo es el arte de desarrollar y potenciar a las personas, y Pinto lo está haciendo con sus jugadores.

Asimismo, el trabajo del entrenador colombiano no solo abarca el tema del liderazgo, sino que también trasciende a otras capacidades importantes cuando se trata de trabajar bajo presión y con altas dosis de emotividad, como lo es el caso de representar a un país en el Mundial de Fútbol.

Una de esas cualidades es el empoderamiento, que se manifiesta cuando un jefe entrega a los miembros de sus equipos la capacidad y el poder de decisiones respecto a puntos clave de sus tareas. Los jugadores de la Selección de Costa Rica se han visto libres en poner al servicio de la Tricolor lo mejor de sus habilidades y destrezas individuales, pero respetando un orden táctico previamente establecido, que fortalece el accionar colectivo.

Porque empoderar o facultar a un futbolista o a un colaborador organizacional no consiste solo en darle poder, sino que va también en la posición de liberar el potencial que tiene, en que despliegue sus conocimientos y motivaciones personales. La Selección de Costa Rica lo ha entendido así en Brasil, desde su cuerpo técnico hasta los futbolistas.

Y no menos importante es el tema de los valores de Jorge Luis Pinto y su equipo, que ha sido creado y fortalecido por toda la comunidad de personas que juegan el Mundial por Costa Rica, desde el banquillo y desde la cancha.

Debemos entender los valores humanos como aquellos conceptos conductores de la acción, que se encuentran reflejados al pie de la letra en la Sele. Algunos de ellos son lealtad, confianza, responsabilidad, sentido de pertenencia, disciplina, excelencia, orden, honestidad y pasión.

Sostenbilidad y financiamiento