RECURSOS HUMANOS

¡Cuidado con los horarios laborales "fuera de la ley"!



  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Le interesa aplicar cambios a la jornada laboral dentro de su empresa? Tenga cuidado y busque asesoría legal, pues modificar la cantidad de horas diarias o semanales podría generar riesgos para su operación.

Andrea Flores Fallas, abogada asociada del bufete Arias&Muñoz y especialista en derecho laboral, explica que cualquier acuerdo que sea tomado entre trabajador y empresa en relación con este tema podría representar un peligro potencial, ya que no está basado en lo regulado en el Código de Trabajo.

"Nuestra recomendación es que, si una empresa tiene planificado aplicar este sistema (de horarios flexibles o jornada comprimida), lleve a cabo una encuesta para ver el grado de apoyo del personal. Si el apoyo es mayoritario, deberá de evaluar el riesgo de demandas laborales de los que están en contra y hacer un análisis costo/beneficio de la implementación del sistema versus el costo de las posibles demandas laborales. Aun así, siempre le queda a la empresa el recurso de cambiar a este tipo de jornada sólo a los que estén de acuerdo y mantener su horario habitual a los que están en contra. Sin embargo, esto no elimina del todo el riesgo jurídico, aunque sí lo disminuye sustancialmente", explica Flores.

El artículo 58 de la Constitución Política hace referencia a los límites de las jornadas laborales, y prevé que leyes futuras puedan generar excepción a esos límites. No obstante, hasta que prospere alguna iniciativa sobre este tema en corriente legislativa, las jornadas laborales creadas por los patronos no se podrán convertir en la norma.

Riesgos de rendimiento

Jack Raifer, master coach de RyR consultores, señala otro riesgo de los cambios radicales en los horarios: el premio Nobel a la Economía en el 2002 Daniel Kahneman (psicólogo) y otros especialistas aseguran haber comprobado que el ser humano real no calza con el ideal del modelo económico tradicional.

"Los horarios dependen mucho del tipo de puestos, no hay un modelo universal. Por ejemplo el modelo de Google para gran parte de sus empleados es por proyectos, no por horas, ellos pueden trabajar desde donde quieran, y cuando quieran siempre y cuando cumplan la fecha de entrega del proyecto. Otras empresas como Zappos, que buscan dar excelente servicio al cliente, piden a sus empleados 10 horas por semana en el call center, 10 horas de trabajos varios (en el sitio) y trabajos por proyectos que no tienen que estar presentes, solamente entregar a tiempo", comenta el coach.

Para Raifer, más importante que un modelo por horas –cuyo principal uso es el control y el cálculo contable de los empleados– es buscar las alternativas que mejor calcen con la empresa y sus metas, y sobre todo, "que analicen lo que sabemos del comportamiento humano, para buscar un balance que sea conveniente para la empresa, los empleados y sus familias. Al fin de cuentas, un empleado realizado (que no es lo mismo que satisfecho) es mucho más productivo que uno que cumpla con un horario nada más", enfatiza.

Sostenbilidad y financiamiento