Columna Empresas del Siglo XXI: ¿Cómo se define el nuevo líder de alto desempeño?


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

El liderazgo en las organizaciones es el “eterno asunto en los negocios”, un tema que no desaparece y que sigue siendo un desafío para las empresas, sobre todo frente a la disrupción digital y las nuevas exigencias de un mundo cada vez más cambiante.

Actualmente, los líderes de alto rendimiento necesitan diferentes habilidades y conocimientos muy diferentes de los de generaciones pasadas, pero la mayoría de las organizaciones no se han movido lo suficientemente rápido como para desarrollarlos.

Hoy, como nunca antes, las organizaciones no solo necesitan líderes más sólidos, sino que necesitan un líder completamente diferente.

Ahora se trata cada vez menos acerca “del arte de liderar” y más sobre los desafíos que enfrentan los líderes ante la dramática transformación de los negocios impulsada por el cambio digital.

Lamentablemente, muchos CEO no están entendiendo lo grave de la situación: en un reciente estudio, entre 800 altos ejecutivos de negocio, el 67% señaló que la tecnología aportará más valor que el capital humano; eso demuestra que algunos ejecutivos siguen concentrándose en el lado tecnológico a costillas del desarrollo de sus líderes.

Cuando los modelos de negocios más antiguos ya no funcionan, los líderes necesitan nuevas habilidades.

Las organizaciones necesitan personas que puedan dirigir equipos y asociarse con los ecosistemas más amplios; deben entender cómo construir y dirigir equipos, cómo mantener a las personas conectadas y comprometidas y fomentar una cultura de innovación, aprendizaje y mejora continua.

Deben ser capaces también de liderar a una fuerza de trabajo que incluye contratistas, empleados contingentes y hasta el talento de las masas. La innovación y la toma de riesgos ahora definen un liderzgo de alto impacto: la toma de riesgos se ha convertido en uno de los impulsores más importantes en una cultura de liderazgo de alto desempeño.

Sostenbilidad y financiamiento