EMPRESAS DEL SIGLO XXI

Tres conceptos claves para potenciar lo original en la comunicación comercial


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Muchos entienden lo original como lo que aparece en una escasa proporción dentro una determinada población, una sociedad o una actividad profesional.

Las propuestas generales, las más usuales, las que se repiten en proporciones altas, no se consideran originales ni creativas. Se trata casi de algo estadístico.

Sin embargo, lo que puede ser original para gente de una edad o género, no lo es para los que están en posiciones diferentes.

Lo que es original para una mujer puede no serlo para un hombre adulto o un joven. Lo que parece insólito para un estudiante, tal vez sea lo más normal para un habitante del campo.

De esa misma forma, las cosas conocidas para el que vive rodeado de naturaleza, tal vez sean desconocidas para alguien citadino.

Hace años, hubo una investigación memorable en Boston entre niños de escuelas primarias que lo ejemplifica: la mitad de ellos no sabía que la madera venía de las árboles.

He aquí tres palabras fundamentales para sacar provecho de lo original.

Cambio: Dentro de las propuestas originales hay que saber distinguir lo que es un mero apartarse de lo habitual (sin validez alguna) de lo que tiene verdadero interés y es una aportación válida para el cambio o la superación, tanto individual como colectivo.

Propio: Está demostrado que las personas, empresas y sociedades con un marcado espíritu innovador triunfan cuando tienen la habilidad de transformar lo ya existente en algo novedoso, pero siempre propio. Es como conceder nuevos papeles, nuevos roles y cambiar el sentido de cuanto nos rodea sin apartarnos de la realidad.

Descubrir: Se trata de entrelazar elementos varios, junto a los conocimientos ya existentes, para descubrir lo original y nuevo dando respuesta a cada necesidad presente o futura.

Sostenbilidad y financiamiento