Columna empresas: Las necesidades de la empresa familiar


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Aproximadamente, un 85% de las empresas privadas en Latinoamérica son negocios familiares

Este es un sector que genera una mayor estabilidad en las economías nacionales, por lo que los gobiernos deben generar políticas públicas que permitan mejorar su productividad.

La empresa familiar, usualmente, es más ágil y flexible que su competidor multinacional, con una mejor capacidad de aprovechar nuevos nichos de mercados potencialmente rentables.

Tiende a ser más emprendedora y muestra una capacidad para reinventarse en cada nueva generación.

Por otro lado, tiene un compromiso de largo plazo con su comunidad y con sus colaboradores, sin escatimar esfuerzos para retenerlos, aun en tiempos difíciles.

Usualmente, presenta una cultura con valores que la acercan a sus clientes, dándoles una ventaja competitiva que forma parte integral de su modelo de negocio.

Por último, pero no menos importante, es un negocio que está dispuesto a invertir a largo plazo y no sufre de las limitaciones que le imponen los accionistas de empresas públicas con los reportes trimestrales de ganancias.

Entonces, ¿qué espera del Gobierno?

Como cualquier otro sector, necesita un ambiente económico estable, un mercado laboral más flexible e inversión en infraestructura.

No obstante, más específicamente, requiere de un cambio radical en la forma en que el Estado le apoya: con carácter rector, decidiendo qué, cómo y dónde.

Y también necesita que transite a un papel de facilitador, en el que el empresario desempeña un papel activo y se busque reducir el número de agentes gubernamentales y el traslape de apoyos.

Sostenbilidad y financiamiento