GERENCIA

Equilibre el buen humor y el desempeño en su empresa

La felicidad aumenta la productividad

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Ha sentido que cuando sus colaboradores están de buen humor, la productividad de su empresa aumenta?

Si no se ha percatado de este fenómeno, sería una buena idea que le preste atención.

La Universidad de IZA Bonn, de Alemania, y Warwick, del Reino Unido, presentaron en febrero anterior los resultados de un estudio sobre la relación entre la felicidad y el desempeño.

La investigación reveló que un grupo feliz aumentó su rendimiento entre un 10 % y 12%.

Además, la Universidad de Harvard en reiteradas ocasiones ha llevado a cabo estudios que demuestran que los progresos de los trabajadores ocurrieron el 76% de los días en que se encontraron de mejor estado de ánimo.

Por el contrario, las equivocaciones solo sucedieron en el 13% de los días de felicidad.

Empero, ¿cómo se logra estimular el buen humor en los trabajadores y que no afecte las funciones de la organización?

Según Mauricio Bock, neurocoach , tener buen humor en el ámbito del trabajo conlleva vivir en un ambiente laboral en el cual exista respeto entre las personas.

“Cuando el clima laboral mejora, las ausencias se reducen, la rotación de personal decae y aumenta la productividad”, aseguró.

Bock consideró que tener empleados felices ayuda también en construir la marca empleador.

“En Great Place to Work, formé parte de un estudio acerca de la felicidad en el trabajo que demostró que las empresas con mejor clima logran resultados superiores.

En la bolsa de Nueva York esto se demuestra con un 15% de mejora en comparación con el resto de las empresas”, agregó.

¿Tiempo de ocio?

Trabajar por la felicidad de sus colaboradores no significa que exista un exceso de tiempo de ocio o que se deje de lado el funcionamiento normal de la compañía.

“Cuando el ocio toma una parte esencial en una organización es porque no se está midiendo de manera correcta las actividades de los empleados”, explicó Bock.

Los empleados quieren dar lo mejor de sí cuando se sienten respetados por lo que hacen y entienden cómo contribuyen a un resultado más amplio en la sociedad.

“Las empresas que quitan ciertas libertades de comunicación como el acceso a Facebook, redes sociales o correos personales demuestran que no tienen confianza en sus trabajadores”, añadió el especialista.

Bock recomendó dejar abiertas las puertas de comunicación, establecer un efectivo plan de inducción para explicar cuál es la cultura de la empresa y medir el comportamiento en las evaluaciones de desempeño en cuanto a actitud y comportamiento.

El objetivo de la empresa debe ser lograr un equilibrio entre el buen humor y la productividad.

Por su parte, Marianela Hernández, country manager de Healthy Company, afirmó que los empresarios de hoy deben pensar en sus colaboradores de manera integral y no solo laboral.

“En Healthy Company creemos en educar para ayudar a generar buenos hábitos con respecto a la salud, la energía física, mental y emocional dentro de la organización, para lograr impactar positivamente la productividad y el ambiente laboral”, dijo.

Wilberth Campos, director de recursos humanos en Bridgestone de Costa Rica, explicó que en la empresa han fortalecido los espacios de desarrollo cultural y deportivo, con el fin de que los colaboradores estén felices.

Entre las actividades, se encuentran grupos de teatro, un coro y el apoyo constante en mountain bike , atletismo, motociclismo y fútbol, entre otros.

“Sin duda se ve reflejado en la calidad de vida de nuestra gente, su compromiso con la empresa, su productividad  y los resultados los vemos reflejados”, agregó.

El gerente tiene más influencia de la podría darse cuenta sobre el bienestar, la motivación y la producción creativa de sus trabajadores.

Promueva alegría

Estilo de liderazgo: Se trata de entender qué buscan los trabajadores para responder efectivamente. Para que las personas sean felices, necesitan sentirse seguros donde laboran.

Autonomía en el puesto: Se requiere extender confianza en las tareas encomendadas guiando a las personas hacia un mismo horizonte, pero con la flexibilidad y el respeto.

Remuneración: No solo en el ámbito económico, sino también el salario emocional, el buen trato y la remuneración compuesta por bonificaciones que se considera como una recompensa por el esfuerzo.

Prestigio de la organización: Sentirse orgulloso por lo que hace la empresa y promoverlo con los demás.

Fuente Mauricio Bock, neurocoach .

Sostenbilidad y financiamiento