INNOVACIÓN

Proyectarse en el futuro es la clave para aprovechar los cambios tecnológicos

Conozca un caso de éxito sobre aprovechamiento comercial de Youtube en Argentina


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En octubre pasado, la movida Youtuber reunió a 90.000 teens en festivales realizados en Buenos Aires. Probablemente lo haya sorprendido desconocer a quienes movilizaron a este público masivo de la Generación Z. Quizá no los haya escuchado por la radio ni los haya visto en televisión. Justamente porque son un fenómeno que surge del consumo de videos digitales, cuyo auge protagonizan los jóvenes y atraviesa a todas las generaciones.

Alejandro Burato es CEO y cofundador de FAV! Network, una empresa que participa de esa tendencia, como socio de Youtubers con potencial y como productora de contenidos de estilo de vida, humor y otros géneros, que se difunden por la web. Junto con dos socios, Damián Voltes y Max Goldenberg, inauguró un estudio en el barrio de Palermo y empezó a trabajar en la compañía de entretenimiento digital, un negocio que explotó en los últimos tiempos gracias a la mejora en la velocidad de las conexiones y la potencia de los dispositivos.

LEA TAMBIÉN: Atrévase a innovar con una estrategia y mida los resultados

Imbuido por una expAtrévase a innovar con una estrategia y mida los resultadoseriencia en entretenimiento, tecnología e inversión, Burato vislumbró una oportunidad de enorme potencial. Según la consultora ComsCore, entre octubre de 2014 y el mismo mes de 2015, el consumo de videos en la Argentina creció 66%. Cada espectador vio un promedio de 176 videos mensuales, en alrededor de 9 horas, con preferencia por contenidos de entretenimiento. Y (por si buscaba alguna explicación a la euforia por los Youtubers) los jóvenes de entre 15 y 24 años son los que más tiempo dedican a ver videos online, aunque el rango etario de los consumidores es amplio.

En la región, las cifras del video online son incluso superadas. En esa dirección apuntó Fav!, que saca provecho a la particularidad de los menores costos de la producción digital respecto de otros medios. En relación con los Youtubers, la firma les ofrece asociarse para monetizar sus espacios y ampliar sus audiencias en mercados regionales.

Formación y visión

El presente de Burato en Fav! es consecuencia de una trayectoria que inició hace tiempo en la Universidad de Belgrano, donde estudió Ingeniería Informática. "Cuando avancé en la carrera, me di cuenta de que, si bien me gustaba todo lo relacionado con tecnología, no me interesaba en el largo plazo en un rol tan técnico", recuerda Burato, a sus 38 años. Entonces orientó esos conocimientos hacia los negocios, en la multinacional McKinsey, que lo llevó de Buenos Aires a Santiago, de allí a San Pablo y, finalmente, a Los Ángeles.

TAMBIÉN: Las cuatro claves de todo emprendedor exitoso 

Allí continuó profundizando su faceta complementaria, con un MBA y una especialización en Finanzas, en UCLA Anderson. Fue el lugar indicado para despuntar lo que actualmente vuelca en el universo digital. Empezó como un trabajo de verano, pero siguió un año más: consistía en formar un fondo para una productora de Hollywood, con objeto de financiar 12 películas.

"Fue uno de los proyectos que más me marcó, ya que fue una inmersión intensa en el mundo del entretenimiento mezclado con fondos de inversión, que son dos de mis pasiones", cuenta Burato, quien subraya la experiencia junto a Bobby Newmyer, líder de esa productora y uno de los que creó la movida de cine indie en Los Ángeles.

Años más tarde, esa ciudad asociada a la industria del cine se convirtió en el epicentro del video digital, que dio origen a grandes compañías inspiradoras del modelo de negocios que replicó Fav! Network en la región. En los años que separaron ambos momentos, Burato estuvo en Buenos Aires y trabajó en un hedge fund latinoamericano. En Copernico se encargó del análisis de los fondos, manejo de riesgos y relación con inversores, pero además fue supervisor de inversiones en los sectores de tecnología y entretenimiento. Hasta que creó, junto a Daniel Nofal, Enzyme, el propio fondo de venture capital, con el foco en proyectos de tecnología de la región.

"La experiencia fue muy enriquecedora; vimos cientos de proyectos e invertimos en un puñado, con algunas salidas y también algunos golpes. Eso me permitió entender bastante bien lo que funciona y lo que no a la hora de levantar capital para proyectos, y evaluar qué le falta a la región", dice Burato. Enzyme no sólo lo puso en el lugar del capital, sino que el contacto con start ups también lo invistió con el rol de mentor, una tarea que lo devuelve a los desafíos de las nuevas compañías, mientras consolida la propia.

Sostenbilidad y financiamiento