INNOVACIÓN

Tres preguntas que le ayudarán a romper paradigmas

Conozca la lógica que impulsa el pensamiento fuera de la caja


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Necesita usted y su empresa romper paradigmas? Hay formas de hacerlo y preguntas claves para dirigir el proceso.

Cuando Thomas Kuhn publicó su libro La estructura de las revoluciones científicas, en 1962, dio un gran impulso al tema de los paradigmas, es decir, al conjunto de creencias, valores y técnicas compartidas por los miembros de una determinada comunidad.

Si el paradigma es un modelo que señala cómo proceder –apuntaba Kuhn–, entonces romper el paradigma sería proponer modos de ver las cosas en contra de la forma tradicional y buscar soluciones fuera de lo considerado normal.

En todos los campos encontramos viejos y nuevos paradigmas. Por ejemplo, en Educación, el paradigma tradicional apunta que el profesor es el dueño del saber, que debe transmitir a los estudiantes. Un paradigma moderno es el constructivista, que plantea que es el alumno quien construye su propio saber.

El paradigma constructivista lo cambia todo en el aula tradicional. Por ejemplo, en el peer teaching, el profesor asigna temas para que los alumnos los impartan (pasamos de "el profesor enseña" a "el alumno enseña") y en el flipped classroom, los alumnos estudian la materia en la casa y luego van a clases a resolver problemas (vamos de "la materia en clase y la tarea para la casa" hacia su opuesto "la materia en la casa y la tarea en clase").

Como segundo ejemplo, recordemos que tradicionalmente se aceptó que los datos y la información eran recursos escasos. Así, por ejemplo, hace tres décadas, quien quisiera consultar un libro muy especializado debía acudir a la biblioteca a un día y una hora determinados, a una sala específica, donde podía consultar el material. Tres décadas después, somos testigos del avance del paradigma de la ubicuidad, que se refiere a la posibilidad de acceder a contenido digitalizado, desde cualquier aparato, a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Nuestro tercer ejemplo de ruptura paradigmática se da en la innovación. Tradicionalmente, las novedades que demuestran tener valor han sido desarrolladas en dos frentes: en la innovación liderada por productores, derivan su beneficio de la comercialización de sus creaciones (ejemplo típico son las empresas que comercializan el software que producen); por su parte, en la innovación de usuario, el beneficio se obtiene del uso de la innovación (como ocurre en las fábricas que implementan mejoras en sus equipos gracias a las ideas de sus empleados).

En nuestros días, tenemos un nuevo paradigma, conocido como innovación colaborativa abierta, en el que una gran comunidad de voluntarios interconectados da forma a una novedad (así nacieron el Sistema Operativo Linux, el navegador Firefox y la enciclopedia Wikipedia).

¿Cómo romper paradigmas? A pesar de que no hay recetas, podemos señalar tres factores: 

-El primero es una mente curiosa y creativa, clave para ver situaciones en las que las viejas soluciones han perdido su efectividad y se impone experimentar con cosas nuevas.

-También podemos romper paradigmas al ir contracorriente y hacer las cosas al revés de como dicta la tradición. Por ejemplo, el modelo tradicional de comando y control señala que, ante una duda o una oportunidad, el subalterno debe consultar con su jefatura antes de proceder (este es el paradigma consultar y esperar). Empero, en el entorno turbulento actual es clave la velocidad de reacción, por lo que se abre campo la idea de que el colaborador –bien alineado con los objetivos y doctrina de su empresa– debe actuar y luego informar a su jefatura (el nuevo paradigma es actuar e informar).

-Nuestro tercer factor señala que un individuo solitario no rompe un viejo paradigma, hasta que no logre formar una masa crítica de entusiastas que propaguen el nuevo paradigma. Esto demanda actuar con pasión (para emocionar a otros), iniciativa (una tendencia a actuar, más que a esperar), humildad y escucha (para mostrar apertura a las ideas de los demás) y experticia (para proponer cosas que efectivamente funcionen).

¿Listo para saltar a la acción? Qué le parece reunir a un grupo de confianza, fijar su atención en algún área, proceso o proyecto de su organización e iniciar con tres preguntas rompe paradigmas: ¿Qué podríamos hacer exactamente al revés de como lo estamos haciendo ahora? ¿Qué solución seguimos aplicando, una y otra vez, a pesar de que ya se sabe que no funciona? Y ¿existe una manera completamente diferente de hacer esto?.

Sostenbilidad y financiamiento