ESte tipo de estudios pueden ofrecer información relevante para la toma de decisiones en la organización

Por: Allan R. Moreira G. 12 mayo, 2016
Las empresas deben llevar el pulso del clima organizacional en diferentes momentos para la toma de decisiones más efectivas.
Las empresas deben llevar el pulso del clima organizacional en diferentes momentos para la toma de decisiones más efectivas.

Es importante reconocer la utilidad y aportes que puede ofrecer un estudio de clima organizacional a una empresa, pues se fundamenta en la percepción de los trabajadores en relación con los factores organizacionales presentes en el entorno y en su realidad laboral.

Estos datos, sin duda, pueden ofrecer información relevante para la toma de decisiones en la empresa u organización y, de este modo, mejorar las relaciones interpersonales, la productividad, la motivación y la eficiencia.

Para tener una aproximación al aporte que brinda el estudio de clima organizacional, se expondrán algunos de los factores organizacionales presentes en la realidad laboral del trabajador, los cuales pueden conducir a la empresa por un camino con resultados exitosos.

Estos factores son tanto internos, es decir, se encuentran en el interior de la organización, como externos (que usualmente, no pueden ser modificados por la organización).

Algunos de los factores internos son los siguientes:

Condiciones ambientales: Conocer la percepción que el trabajador tiene de las condiciones ambientales puede ayudar a entender si las considera seguras, agradables, limpias, higiénicas, aburridas u oscuras. De este modo, la organización puede decidir contratar los servicios del higienista, pintar con colores más adecuados, mejorar la ventilación, hacer un programa periódico de fumigación, entre otras cosas, con el fin de lograr una mejor calidad de vida para sus trabajadores produciendo un entorno que favorezca incluso los niveles de producción.

 Comunicación:  A este factor no se le da suficiente importancia a pesar de tener un papel de gran valor tanto en la comunicación formal como informal. Es decir, la cantidad de información de parte de superiores y cómo se produzca, puede alterar la producción, la motivación, el aporte de ideas y sugerencias y el mismo compromiso con el proceso. Por lo tanto, saber cómo percibe el colaborador el patrón comunicacional utilizado es importante para realizar cambios que favorezcan la participación y fluidez de la información en todas las vías, no solo la descendente.

 Remuneración y compensación:  Este es otro factor tan importante como los otros, el cual ha estado marcado por mitos y creencias que lo han sobrevalorado y sobreestimado, pues se considera que es el principal agente motivador y, por tanto, la dinámica laboral gira alrededor del salario. Estudios realizados en diversas condiciones y períodos demuestran que ser tratado con respeto y dignidad, que se brinde un espacio para escuchar las inquietudes y se valore el trabajo son aspectos más importantes que la remuneración. Claro está, siempre que sea justa y adecuada según las funciones y el horario en el cual se realiza

Se pueden citar otras como oportunidades de desarrollo, liderazgo y autoridad, satisfacción con el trabajo, trabajo en equipo, entre otros.

Factores externos

Por otro lado, algunos factores externos también impactan a la organización y al clima organizacional imperante.

Competencia externa: Independientemente del sector en el que se encuentre la organización este factor afecta. Se puede citar el caso de los frijoleros, quienes ven amenazadas sus empresas grandes o pequeñas por la importación de frijoles o el caso de muchas otras empresas que puedan tener un importante competidor de China. Esto genera un importante deterioro en el clima organizacional por temor a despidos, reducción de horarios de trabajo y factores que la empresa no puede modificar.

Políticas estatales: En muchas ocasiones, un gobierno debe tomar decisiones políticas de tipo financiero, legal o político, las cuales, de manera indudable, pueden impactar a todo un sector como el industrial y el agropecuario, que perjudican a las organizaciones produciendo cambios en su interior y como resultado, afectan el clima organizacional.

Dos últimos ejemplos podrían ser l as condiciones climatológicas  que pueden tener un impacto sobre las empresas ganaderas,  la seguridad ciudadana  en la zona donde se ubica la empresa, entre otros.

En este nivel, se puede tener una idea más clara de lo qué es el clima organizacional, cómo impacta a la organización y sus efectos.

Desde esta plataforma, se puede afirmar con certeza, que las empresas u organizaciones deben llevar el pulso del clima organizacional en diferentes momentos para la toma de decisiones más efectivas, eficientes y apegadas a la realidad empresarial.

* Psicólogo organizacional y director de la Escuela de Psicología Organizacional de la Universidad Americana. También es fundador de Territorio Psicológico S.A.