Muhtar Kent dejará el cargo a partir de mayo como parte de un proceso de sucesión del alto mando de la empresa y será sustituido por James Quincey.

Por: Allan R. Moreira G. 15 diciembre, 2016
James Quincey (izquierda) ha estado involucrado en el viraje de la empresa hacia la producción de bebidas más saludables.
James Quincey (izquierda) ha estado involucrado en el viraje de la empresa hacia la producción de bebidas más saludables.

La gigante de bebidas anunció ayer un cambio en la gerencia general global de la compañía. Muhtar Kent dejará su cargo como CEO de Coca-Coca Company y entrará en su lugar James Quincey, a partir del 1 de mayo del 2017.

"Después de haber trabajado estrechamente con James durante los últimos 10 años de los 20 que lleva en nuestra compañía, sé que su vasto conocimiento de la industria, su experiencia con nuestras marcas, valores y sistema, junto con una aguda comprensión de los gustos de los consumidores, lo hace el candidato ideal", dijo Kent sobre el nombramiento en un comunicado.

El mismo documento, además, indica que Quincey, de 51 años, se desempeña como presidente y director de Operaciones The Coca-Cola Company desde agosto del 2015 y fue quien puso en marcha una nueva estructura operativa internacional para mejorar la eficiencia de la compañía.

Tras el anuncio, las acciones de Coca-Cola subieron un 2% (a $41,83).

¿Los retos? En un contexto mundial en el que los consumidores están virando hacia opciones saludables, la empresa ha tenido que ajustarse a esta tendencia, proceso en el que Quincey ha estado involucrado, impulsando la venta de gaseosas en pequeñas latas de 7,5 onzas y reduciendo el azúcar añadido en toda el portafolio de productos.

La compañía busca que el 50% de sus productos sea bajo en calorías en los próximos cinco años.

Para Julio Luque, presidente de la consultora Métrica, se trata de un reto mayúsculo.

"La promoción de bebidas zero o light es solo un movimiento táctico que le permitirá (a la empresa) sostener la marca en el corto plazo. La empresa debe migrar su portafolio de manera más drástica hacia bebidas más saludables y nutritivas en un contexto más amplio: frutas, lácteos, entre otros", asegura.

Es virtualmente imposible que Coca-Cola logre posicionarse como una marca saludable, continúa Luque, pero lo que sí puede ocurrir es que la compañía, basada en las fortalezas en marketing y distribución, logre darle ese posicionamiento a otras marcas de su portafolio.

Aunque, según Luque, aún existe poca conciencia en relación a los posibles efectos nocivos para la salud del exceso en el consumo de gaseosas en el Perú, la marca ya ha lanzado Frugos bajo en calorías y sin azúcar, y Powerade Zero.

Además, Aquarius viene disminuyendo su contenido calórico y este mes lanzará una versión mejorada de Coca-Cola Zero.

"No creo que las ventas de la marca están amenazadas en el corto plazo por una reacción de los consumidores. La amenaza más seria para el sector de bebidas gaseosas proviene de los reguladores", concluye Luque.