No se trata solo de alcanzar un objetivo, si no también de cómo lo hacemos

Por: Silvia Brenes 17 noviembre

Recientemente, en una charla en Costa Rica, John Maxwell (uno de los expertos en liderazgo del mundo) comentó cómo la transformación empieza con uno mismo y así impactamos el entorno y a nuestra sociedad.

Maxwell mencionó lo que él llama "La Regla del 5", que comprende los siguientes puntos:

1. Saber lo que se quiere. Es común tanto a nivel personal como organizacional que se quieran alcanzar varias cosas, sin embargo, debemos preguntarnos primero para qué. Esto nos ayuda a definir el propósito y cuando el propósito es claro, la motivación fluye.

2. Usar las herramientas correctas. Si tenemos claro lo que queremos, también es importante lo que necesitamos para lograrlo. Muchas veces nos enfocamos en un objetivo, pero no contamos con las herramientas necesarias y esperamos que aun así las cosas se logren, lo que ocasiona desgaste personal y organizacional.

3. Estar enfocado. Si nos enfocamos, nuestra energía se dirige hacia eso que queremos lograr. Cuando iniciamos un proyecto y luego otro, desviamos constantemente nuestra energía y enfoque, y la consecuencia es muchas veces confusión y frustración ya que cuesta alcanzar los objetivos, o se logran con mucho esfuerzo.

4. Ser constante. No logramos mucho si sabemos lo que queremos, pero no somos constantes en mantener el esfuerzo que requiere.

5. No detenerse hasta lograr la meta. Seguramente, habrá momentos en que a pesar de ser constantes y saber lo que queremos, costará llegar. Sin embargo, la recompensa al esfuerzo será alcanzar lo que nos propusimos.

Esta regla aplica a nivel personal y organizacional. Pero lo más importante es que no se trata solo de alcanzar un objetivo, si no también de cómo lo hacemos y es aquí cuando entran en juego los valores.

Nuestros valores nos hace mejores seres humanos y es lo que los lideres deben promover. Alcanzar objetivos es importante, pero es aún más importante alcanzarlos con enfoque humano, es decir, valorando a la gente.

Debemos tomar conciencia de cómo estamos actuando y al hacerlo, iniciamos la transformación de nosotros mismos, para luego impactar a otros.