Por: Vineet Chopra y Sanjay Saint 25 octubre, 2014
 Mantener a los empleados de más edad en su empresa es rentable
Mantener a los empleados de más edad en su empresa es rentable

La “resiliencia” es la capacidad que tiene una persona o grupo de personas para sobreponerse a una situación difícil, no solo con éxito, sino siendo además capaz de hacerse más fuerte a lo largo de dicho proceso.

Resiliencia, recientemente reconocida por la Real Academia Española, constituye una palabra muy adecuada para definir una fortaleza clave para la supervivencia de cualquier negocio en el mundo actual.

Con frecuencia vemos empresas, aun las más exitosas, que sufren reveses o interrupciones bruscas en sus negocios por problemas ambientales, legales, sociales o de mercado.

Cuando las compañías se enfrentan a la adversidad, la diferencia entre ganadoras y perdedoras está principalmente en su resiliencia.

Afortunadamente, esta es una habilidad que se puede desarrollar y es fundamental para prosperar en ambientes y mercados cambiantes y competitivos.

Gran parte de lo que alimenta nuestra resiliencia es cuán conectados estamos con el propósito de la organización y con la marca de la misma empresa.

Se nutre del sentido de comunidad, de una obligación recíproca a levantarse por los demás y de la confianza que tiene la gerencia en sus equipos de trabajo. Son, entonces, elementos claves que se combinan entre sí para crear una cultura resiliente.

Además, se puede promover, al develar errores y convertirlos en aprendizaje transformador, impulsar cambios y estimular la innovación incremental (costo/beneficio), la radical (producto/servicio novedoso que permite premio en precio) y hasta la disruptiva (cambio de reglas competitivas, con nueva propuesta de valor).