FRANQUICIAS

El correo equivocado que desató la pelea comercial de Mango en Colombia

Caso de estudio para el manejo de franquicias internacionales


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En un mensaje de correo electrónico quedó consignado el supuesto plan de la firma española Punto Fa (dueña de la ropa Mango) de quitarle a Mercadeo y Moda (M&M) la representación de esa marca en Colombia para dársela al grupo panameño Wisa.

Solo que el mensaje que iba para Wisa se fue por equivocación con copia a M&M, que lo tenía como prueba para iniciar un litigio por competencia desleal.

Oficialmente, los españoles le venían proponiendo a M&M (del Grupo Uribe, de Colombia) compartir la marca con Wisa y repartirse la presencia en centros comerciales, así como evaluar periódicamente los resultados para ver si cada socio conservaba o perdía esa presencia. Pero en el mensaje de los españoles a Wisa del 21 de julio del año pasado, que por error llega a M&M, la intención era otra: ir sacando poco a poco a M&M del negocio.

Así, en el mensaje enviado por Tony Batllo, gerente de Expansión de MNG (Mango) a Alexandra Alfaro, de Wisa, se lee: "Mango reitera el compromiso de que todas las nuevas tiendas en el país las abra Wisa, pero también insiste en la conveniencia para Mango, sus clientes y Wisa, de que la ruptura con el Grupo Uribe no sea dramática y que la entrada en el país sea pausada". Y más adelante señala: "El Grupo Uribe seguirá operando las tiendas actuales mientras se desarrolla el plan con Wisa".

Al ver este mensaje, para M&M se aclararon las dudas que tenían por hechos que se venían presentando. Por ejemplo, estaban negociando la entrada a nuevos centros comerciales y, cuando los posibles acuerdos estaban muy adelantados, se encontraban con que había un intento, por otro lado, de negociar la entrada de la misma marca al mismo centro comercial. De hecho, hasta habían acudido a los españoles a quejarse, como queda registrado en este mensaje del 18 de julio del año pasado.

LEA: Siete desafíos de gestión para las empresas de América Latina

En él, Alejandro Uribe, de M&M, le dice a Tony Batllo: "Venimos negociando una serie de locales con más de seis meses de antelación donde hemos hecho un esfuerzo en conjunto con todas las marcas para obtener las mejores tarifas y ubicaciones en los centros comerciales". Uribe se refiere a tres proyectos en centros comerciales, Envigado, Barranquilla y Colina, y advierte que a su parecer "se está generando una competencia desleal al intervenir por parte del otro franquiciado en negociaciones ya finalizadas; me parece que Mango no debería tolerar dicho comportamiento".

Sobre uno de estos locales, tres días después, Batllo le dice al grupo Wisa que esa misma semana le confirmará "al Grupo Uribe que solo Wisa está autorizado a negociar un espacio adecuado en el c. c. Colina para abrir un Megastore. Apertura prevista septiembre 2016".

Cuatro días después de que M&M recibió el mensaje que originalmente iba para Wisa, Pedro Uribe, cabeza del grupo colombiano, rechazó formalmente la propuesta de Punto Fa para expandirse mediante varios franquiciados.

En el mensaje a Batllo, Uribe dice que dicho plan, que contempla repartir la presencia en centros comerciales, y las evaluaciones periódicas, "riñe con la legislación colombiana y la buena fe contractual. Los términos propuestos hacen que el negocio deje de ser rentable y crea un desorden en el mercado". Y concluye que, "en particular, manifestamos nuestra discrepancia y falta de conformidad con la propuesta de incluir un tercero en el territorio colombiano, con el cual estaríamos obligados a compartir nuestros negocios en Colombia".

Al final, el acuerdo entre MNG y M&M se rompió de plano en marzo pasado. Pero mientras la marca confiaba en la colocación de sus productos mediante su nuevo socio estratégico, en mayo pasado, Grupo Wisa fue incluido por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en la Lista Clinton, por presunto lavado de dinero

Ahora solamente una tienda por departamentos y la plataforma en línea pueden comercializar MNG en Colombia.

Sostenbilidad y financiamiento