Dos ejemplos de aplicación de la estrategia de RSE

Clínica Bíblica y Grupo Islita dan pistas

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En la mayoría de los casos, las empresas desarrollan sus actividades, obtienen ganancias y, a partir de entonces, incorporan actividades de responsabilidad.

Ese es el caso de Grupo BAC Credomatic, cuya gestión de responsabilidad social corporativa (RSC) es la primera certificada por Inteco para una empresa. Al menos dos más están en proceso.

Sin embargo, por su giro de negocio, algunas empresas incorporan la estrategia de responsabilidad social desde su creación. Estos son los casos del hospital Clínica Bíblica y el hotel Punta Islita, de Grupo Islita.

El proceso mantiene sus pasos básicos y requiere revisión y actualización constante.

Negocio de servicio

Heller Suazo Vargas, directora de Desarrollo Organizacional del hospital Clínica Bíblica, asegura que la estrategia de RSE nació con el negocio, en particular los ejes de calidad en atención a clientes y público interno y el de acción social. El componente que llegó después fue el ambiental.

“Hace 10 años, cuando se revisó la visión estratégica, se tomó la decisión de aumentar esfuerzos para estar en armonía con el medio ambiente y con las comunidades alrededor del hospital: no estamos solos, se impactan con lo que haga el Hospital”, asegura.

Las actividades están dentro de su plan estratégico y tienen indicadores para evaluación y asignación de presupuesto.

Comunidad vital

Gustavo Segura, CEO de Grupo Islita, divide su estrategia en tres fases: educación, alianzas y emprendedurismo.

Para que el proyecto fuera rentable y sostenible en una zona alejada, dependía de la formación de talentos en una comunidad sin competencias técnicas más allá de la ganadería. Conseguido esto, la empresa debió servir de puente entre los pueblos y las organizaciones que podían mejorar las condiciones de vida locales.

La suma de ambas situaciones impulsó la creación de pequeñas empresas. “Dejar de invertir en la comunidad es dejar de invertir en la sostenibilidad del negocio”, dice Segura.

Sostenbilidad y financiamiento