Por: María Fernanda Cisneros 30 noviembre, 2014
El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Formar parte de un grupo de cafetaleros que forjaron un mejor futuro para este grano, fue lo que impulsó su elección en 2003 como Empresaria del Año de EF.

Hoy, Grace Mena se sigue desempeñando en este ámbito, pero esta vez en el desarrollo de su propia empresa.

Su negocio se enfoca en dos operaciones: Deli Café S.A. y Nature’s Best Coffee.

La primera se dedicada a seleccionar el grano de excelente calidad para tostadores internacionales. En otras palabras, esta es la casamentera que une al productor del café en suelo nacional con el tostador.

Nature’s Best Coffee nació en el 2004 con un enfoque hacia clientes extranjeros de menor tamaño y vende el grano comercial (mezcla de café genérico).

¿Cuáles son las cinco lecciones que toda empresa debe aplicar hoy?

-Trabajar en equipo y que cada miembro esté integrado, informado y sobre todo con la actitud correcta de colaboración. No importa qué tan efectiva sea la comunicación, si el supuesto miembro del equipo no tiene la disposición de integrarse los resultados no serán los óptimos.

-Verificar que el equipo tenga clara la misión y la visión de la empresa, y que ambas se apliquen en el diario acontecer.

-Definir las metas para que el equipo conozca las reglas del juego.

-Mantener una cultura de respeto y armonía dentro del ambiente de trabajo.

-Incentivar y motivar al equipo para alcanzar las metas. Las estructuras de mercado no siempre son eternas, por lo tanto la capacidad de mejorar, innovar y adaptarse se constituyen las principales herramientas para generar valor en un mundo cambiante. No existe la fórmula perfecta, sino que es una búsqueda constante a través de viajes, estudios, lectura, benchmarking y sobre todo, con las tenis puestas, como diría el presidente Luis Guillermo Solís.

Usted fue elegida como Empresaria del Año en el 2003, ¿qué haría diferente hoy?

-Después de 30 años en el sector cafetalero, he descubierto que la única forma de ser competitivo es abriendo nuevos mercados e ir innovando. Cuando inicié en este sector, el café de Costa Rica se vendía a granel y en el año 2003 recibí el reconocimiento de Empresaria del Año por mi esfuerzo para mejorar la calidad del café de Costa Rica y posicionar el grano de oro con valor agregado.

Hoy hemos logrado colocar nuestro producto en los mercados más exigentes y aún más, formamos parte de la tercera ola de la industria cafetera. Algunos de ustedes se preguntarán ¿qué es la tercera ola? Es producto de la revolución que han ocasionado tanto el concurso de baristas a nivel mundial, como también la competencia de cafés denominada Taza de la Excelencia.

Estos eventos permiten que los tostadores y baristas respeten la trazabilidad del café: desde la semilla hasta la taza, dando mérito al productor. En los últimos 20 años el sector cafetalero nacional se reinventó, pasamos de ser proveedores de café comercial a ser proveedores de la tercera ola.