Especialista firma que los mundos creativo y empresarial no están separados, sino que son herramientas que se deben incorporar en la empresa

Por: Vineet Chopra y Sanjay Saint 19 noviembre, 2015
Incorporar el pensamiento de diseño a los planes de negocio es una de las claves para mejorar los procesos productivos.
Incorporar el pensamiento de diseño a los planes de negocio es una de las claves para mejorar los procesos productivos.

Frente a un entorno más hostil y competitivo, la innovación se ha convertido en un pilar fundamental para el desarrollo empresarial.

Esquivar la desaceleración y elevar la rentabilidad implica tener una visión de 360 grados. A esa conclusión llegó Riccardo Marzullo, director del Istituto Europeo di Design Madrid, que junto al Mincetur y Prom-Perú organizará el Perú Design Net.

Marzullo afirmó que realizaron un estudio que demostro que las empresas, en su mayoría, no tenían ninguna relación con el diseño ni siquiera planes de desarrollo en temas de innovación.

Esta es parte de su visión:

¿Cómo contribuye el Design Thinking al desarrollo de la competitividad?

Hablar del Design Thinking para un empresario es fundamental, ya que hablamos de pensar el proyecto económico como un diseñador, pero desde el punto de vista de un emprendedor. El diseñador al final es una persona con una visión, digamos, a 360°. Los mundos creativo y empresarial no están separados, sino que son herramientas que el empresario tiene que incorporar en su manera de gestionar la empresa. Al final, un empresario es un hombre de negocios que conoce bien su mercado, su producto y la rentabilidad de este.

Ustedes comenzaron un proyecto en Perú llamado Peru Design Net para potenciar algunos sectores, pero antes hicieron un estudio previo. ¿Qué encontraron en las empresas?

Hicimos una convocatoria y se presentaron 122 empresas. Entonces, ¿que sale de esa auditoría? La primera cosa que observamos es que ni una de estas empresas tenía relación con el sector de diseño, ni tenía oficina interna de diseño, ni tenía plan de desarrollo en términos de innovación, es decir, había una carencia, en términos estructurales y organizativos, de un proceso que llevase a la empresa a un desarrollo innovador.

"La segunda cosa que encontramos fue la falta de un plan estratégico. Aunque en alguna de las empresas había un modelo de negocio, es decir, una gestión económica del negocio y una planificación económica del mismo, no había una visión estratégica del negocio.

"En otras palabras, no había una previsión de crecimiento orientado hacia nuevos mercados. Simplemente había una gestión de negocios muy propensa al corto plazo. Otro elemento importante que se detectó en nuestra auditoría es que no había sistemas o procesos que controlasen la calidad de lo que se estaba produciendo. El conjunto de estos elementos son, digamos, factores que no permiten a determinadas empresas dar un salto hacia un crecimiento mayor, y es esto lo que estamos intentando proporcionar en un programa como el Perú Design Net".

¿Cuáles serán las dinámicas que se desarrollarán?

En el Perú Design Net identificamos los problemas de tres sectores –gastronomía, artesanía y turismo– a través de las empresas. En vez de contratar los servicios de un profesional de diseño, hemos lanzado una convocatoria de ideas a través de una plataforma. Se han presentado 350 ideas de diseñadores de todo el mundo.

Allí el empresario y el diseñador trabajan juntos, con un tutor, con un modelador. La tercera etapa busca formar a las empresas y darles las herramientas estratégicas para que puedan incorporar estas ideas. En tanto, la cuarta etapa servirá para medir todo esto. Lo que vamos a hacer es tomar un registro de cómo eran estas empresas el día que empezamos el programa y evaluar cómo han evolucionado, cómo han crecido, cómo han aumentado su mercado a un año de la implementación de esta iniciativa.