Por: María Fernanda Cruz 30 noviembre, 2014
Jorge Cortés
Jorge Cortés

Uno de los logros de Jorge Cortés fue destacar a Costa Rica como un destino del turismo médico.

En el 2011, cuando fue galardonado como Empresario del año por EF, Cortés era el presidente del Consejo para la Promoción Internacional de la Medicina (Promed).

En el 2014 está por cumplir siete años en ese puesto y 20 como director del Hospital Clínica Bíblica.

De acuerdo con datos más recientes del Consejo, el país atrajo a 48.253 turistas médicos en el 2011, generando ingresos cercanos a los $338 millones.

Según el médico, en los últimos años el sector ha desacelerado el crecimiento, pero se mantiene estable la cantidad de personas que ingresan al país. “Hay que innovar, buscar opciones y alternativas”, dijo .

¿Cuáles son las cinco lecciones de liderazgo más importantes de su carrera?

-Creer en la gente. La gente que está a tu lado y comparte tu sueño, te ayuda a desarrollar el proyecto. Hay que creer en ellos y darles las herramientas para que puedan crecer.

-Compartir un sueño. Lejos de estar vendiendo un proyecto, estás vendiendo un sueño y eso hace que la gente se motive y crea en ello.

-Estimular la innovación. Yo creo que la innovación viene de una condición propia, personal de creérsela. De que creer que al desplegar las alas se puede volar.

-Identificar el entorno y los diversos intereses involucrados. No todo el mundo tiene por qué sentirse involucrado en el proyecto. Es importante entender que cada quien tiene un interés diferente y que cada uno tiene su propia agenda.

-Ser feliz en lo que se hace. Si algo no nos gusta no tenemos por qué hacerlo ni darle fuerzas si no estamos realmente con la actividad inmersa en nuestro ser, tiene que estar identificado con el proyecto.

Usted fue elegido Empresario del año en el 2006, ¿qué haría diferente hoy a lo que hacía en el 2006?

-Fundamentalmente no esperaría el entendimiento tácito de un proyecto por todas las contrapartes y trataría de comprender mejor los intereses involucrados de las diversas instancias. Hay que saber que existen agendas institucionales y privadas que requieren de un análisis más integral a la hora de realizar un proyecto.

Como el proyecto de atraer turismo médico al país es de muchísimo interés para el sector y para Costa Rica, uno no esperaría encontrar imposiciones ni obstáculos de la gente, pero muchos profesionales pueden sentir que se les invade su campo, su zona de confort o su propia agenda.

Por eso hay que buscar alternativas, identificar segmentos de desarrollo posible y analizar bien todas las instancias. Nosotros ahora estamos hablando de empresas autoaseguradas, de un panorama más amplio en el que se evalúen opciones más allá de la medicina como tal, como estudios académicos o estudios clínicos.