Por: Alan Saborío 7 noviembre

Aunque no es lo que se quiere o espera, las empresas no están exentas de enfrentar alguna situación crítica y es ahí donde se pone a prueba las cualidades del líder, de su equipo y de la organización.

Las acciones que en lo individual y en conjunto se logren concretar son la clave para garantizar la continuidad del negocio.

Empero, no cabe duda de que frente a alguna emergencia, la responsabilidad de “dirigir la orquesta” recae principalmente en el líder, quien debe ser capaz de “echarse al equipo al hombro”, lograr el compromiso de miembro y resultados tangibles; ese líder debe retar y motivar a su equipo para superar en conjunto dicha prueba.

Este es el tipo de líderes que algunos teóricos llaman “transformacionales”.

Ejercer el liderazgo en un momento de crisis requiere habilidades que no necesariamente son similares a las que se necesitan en periodos de estabilidad.

Además, en un momento de prueba, el líder debe preguntarse qué hay que hacer y qué le conviene a la organización; debe ejecutar planes de acción, y hacerse responsable de sus decisiones y de la comunicación; centrarse en las oportunidades y no en los problemas y corresponsabilizarse para lograr la motivación y el sentimiento de grupo por parte de todos.

Es decir, ante la situación de emergencia, el líder establece la dirección estratégica y transmite su visión ante la eventualidad. Además, se asegura del compromiso y alineamiento de todas las áreas, equipos de trabajo o entidades bajo su cargo para seguir con determinación esa estrategia.

El paso siguiente es la ejecución de las tácticas, planes o acciones y, sobre todo, mantener un comportamiento que sea ejemplo para todo el equipo, la organización o audiencia a la que dirige.

En definitiva, si la visión y las acciones del líder son vitales para enfrentar una situación complicada, también lo es el apoyo que logre recibir de su equipo de trabajo.

Un negocio es, al final de cuentas, la suma del esfuerzo diario de todos quienes asumen el compromiso de llevar hacia adelante la organización, de trabajar con excelencia y con ética, y de ser también los líderes en el mercado.