Inteco será el organismo fiscalizador; los facilitadores esperan que al menos 10 empresas concluyan el proceso durante el primer año

Por: Jéssica I. Montero Soto 19 junio, 2015
Laura Sánchez, coordinadora de proyectos EFR España, dirigió reuniones con empresarios, pymes y otros sectores, para presentar la certificación.
Laura Sánchez, coordinadora de proyectos EFR España, dirigió reuniones con empresarios, pymes y otros sectores, para presentar la certificación.

El sistema de compensación familiar como estrategia de gestión de recursos humanos, conocido como Empresa Familiarmente Responsable (EFR), fue presentado en Costa Rica por Laura Sánchez, representante de la fundación española Masfamilia, propietaria de la marca.

En el país, la Fundación Dehvi es la licenciataria y encargada de la asesoría y acompañamiento a las empresas.

La certificación consiste en que las empresas evalúen las condiciones de trabajo de sus colaboradores y desarrollen políticas para compensarlo con medidas que beneficien sus actividades familiares, y que se deben definir según el giro de negocio, el tipo de trabajo y el perfil de cada colaborador. Algunos ejemplos que se han derivado de los diagnósticos en otros países son: horarios flexibles, apertura de guarderías, políticas de teletrabajo y beneficios específicos (como gimnasio, seguros de salud, actividades de familia en el lugar de trabajo, entre otros).

EF ya había informado sobre esta tendencia de gestión de recursos humanos hace un año, cuando la Fundación Dehvi obtuvo la licencia para desarrollar la certificación en la región centroamericana, sin embargo, es hasta ahora que las empresas ubicadas en Costa Rica contarán con la plataforma oficial para certificarse.

Sánchez es coordinadora de proyectos EFR en España y manifestó que durante el primer año esperan la certificación de "al menos 10 empresas, que serán el motor y el ejemplo para el resto. A partir de ahí confiamos en llegar a las 100 empresas certificadas entre 4 y 5 años, en toda Centroamérica".

Para Viria Araya, Coordinadora de EFR en Dehvi, "la consultoría le brinda grandes beneficios a la empresa pues mejora la reputación corporativa y de marca, aumenta la atracción y retención del talento humano, disminuye el ausentismo, gestiona la diversidad y colabora con el salario emocional".
Adriana Alfaro, directora de Dehvi, comentó que están "trabajando una nueva cultura empresarial mediante la gestión de personas. Una nueva cultura basada en la eficiencia, la orientación a resultados, la utilización de la tecnología, la flexibilidad y la eliminación del presentismo. Todo ello bajo el marco de un nuevo estilo de liderazgo y dirección con EFR".

En detalle

Así funcionará el proceso de Certificación EFR en el país:

Fase I: Diseño e Implantación del modelo EFR. En esta etapta, las organizaciones tienen que implantar el modelo de gestión definido en las normas EFR 1000-1. Las entidades pueden abordar la implantación del modelo, bien con sus propios recursos internos o bien con la ayuda de la empresa consultora homologada por la Fundación en Costa Rica (Grupo Dehvi), que asesore a las compañías interesadas sobre cómo desarrollar e implantar el modelo, comenzando por un diagnóstico.

Fase II: Certificación. Cuando las entidades han culminado la implantación del modelo EFR, la entidad de certificación acreditada se encarga de comprobar el cumplimiento de los requisitos de certificación, con la participación directa de los trabajadores, mediante de una auditoria externa. En la actualidad, la entidad de certificación homologada por la Fundación en Costa Rica es Inteco.

Fase III: Concesión del certificado y la marca EFR. Una vez superada con éxito la auditoria externa, es cuando Fundación Másfamilia concede a la organización el certificado y distintivo EFR. El certificado tiene un periodo de validez de tres años. Transcurrido ese plazo, la compañía tendrá que renovarlo por periodos de igual duración.

Los costos relacionados con el proceso incluyen la asesoría (si la empresa decide contratarla), la auditoría y el derecho de uso de marca. Los precios de cada proceso son proporcionales al tamaño y complejidad de las empresas.

La certificación EFR se enmarca en la tendencia de competir por talento sin entrar en una carrera por salarios en metálico. En su lugar, se recurre a un paquete de compensación en especie, que colabore en la generación de compromiso por parte de los colaboradores.