El estrés, las jornadas extenuantes y situaciones críticas golpean la productividad

Por:  19 marzo
 Prevenga el síndrome del burnout en sus organizaciones
Prevenga el síndrome del burnout en sus organizaciones

Los trastornos de salud relacionados con el trabajo son una importante causa de gastos en atenciones médicas y sicológicas, incapacidades y baja en la productividad.

Uno de los fenómenos es el síndrome de burnout , declarado en el 2000 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un factor de riesgo laboral.

Esta condición se presenta en muchos profesionales que prestan sus servicios a la atención directa de seres humanos.

Se genera como respuesta al estrés crónico, y se asocia con consecuencias negativas a nivel individual y organizacional. También se le conoce como síndrome del quemado, síndrome de desgaste profesional, síndrome de sobrecarga emocional o síndrome de fatiga en el trabajo.

En Holanda, aproximadamente el 15% de la población trabajadora sufre de burnout . Además, a nivel global, las pérdidas por enfermedades relacionadas alcanzan aproximadamente 1,7 billones de euros.

En España, en el ámbito educativo, el 65% de los profesores lo padecen. En Costa Rica, se han realizado estudios que indican su presencia en el personal médico y profesionales de la educación.

Entre los detonantes identificados están las jornadas extensas, lidiar con el dolor humano, la sobrecarga de trabajo y la atención constante de situaciones críticas.

Este fenómeno se caracteriza por tres rasgos fundamentales: la baja realización profesional, el desgaste emocional y la despersonalización.

El primero consiste en la pérdida de motivación del colaborador, así como la experimentación de frustración al encontrarse con limitados recursos de trabajo. Eso obstaculiza el adecuado desempeño, y el cumplimiento de los ideales profesionales.

La mayoría de los trabajadores que lo padecen pierden su “enamoramiento inicial” y, consecuentemente, la pasión profesional se va extinguiendo paulatinamente hasta desaparecer.

El desgaste emocional, en segundo lugar, se refiere a la pérdida de emociones positivas asociadas con el trabajo y la aparición de emociones perturbadoras, asociadas a la tristeza y la ansiedad.

Por su parte, la despersonalización se caracteriza por la presencia de conductas agresivas, cínicas y de aislamiento, como producto de la irritación que el colaborador experimenta hacia su trabajo.

Repercusiones

El síndrome de burnout trae serias repercusiones para el individuo y la empresa. Algunas de las consecuencias negativas se detallan a continuación:

Aumento de incapacidades.

Aparición de manifestaciones sicosomáticas.

Incremento de conductas adictivas: consumo de tabaco, alcohol y otras drogas.

Conductas de cinismo y maltrato emocional hacia otros.

Deterioro de habilidades y competencias técnicas, lo que conlleva además a una pérdida del talento humano.

Problemas interpersonales en los equipos de trabajo.

Presentismo por parte de los colaboradores. Es decir, estar en el puesto de trabajo pero rindiendo menos de lo esperado.

Aumento de conflictos laborales y clima laboral caracterizado por la tensión y malestar.

Culturalización del mal clima laboral.

Es importante destacar la relevancia que tiene el bienestar mental e interpersonal en las empresas, para así disminuir la probabilidad de que se presenten estos padecimientos que desgastan la organización y obstaculiza su crecimiento.

Algunas de las recomendaciones a tomar en cuenta para evitar la presencia del síndrome o bien intervenirlo incluyen revisar que la estrategia vaya acorde con el bienestar empresarial y crear canales de comunicación y espacios de retroalimentación.

El síndrome de burnout ha venido en aumento, así como otros padecimientos de índole laboral, causando muchas incapacidades y pérdidas económicas en las organizaciones.

Sin embargo, la información y educación en el área de la salud y bienestar mental, se convierten en aliados estratégicos que toda empresa debe tener para poder evitarlo y controlarlo adecuadamente.

Consejos

Si quiere evitar el síndrome del burnout, aplique estos consejos:

1

Revise si su empresa tiene estrategias que vayan acorde con el bienestar empresarial y promuevan un clima sano.

2

Cree canales de comunicación y espacios de retroalimentación que enriquezcan la interacción e identifiquen anomalías.

3

Establezca espacios de recreación o pausas laborales. Esto ayudará a canalizar la tensión y el estrés.

4

Visualice el talento de los colaboradores y procure potencializarlo generando las condiciones idóneas.

5

Identifique si el nivel de exigencia en el puesto está acorde con los recursos de infraestructura, de tiempo y competencia.

6

Celebre con los colaboradores los éxitos y metas alcanzadas.

7

Si determina la existencia de comportamientos cínicos, de agotamiento y baja realización, recurra a un especialista.

Fuente Verónica Gutiérrez y Ricardo Millán.

Etiquetado como: