INNOVACIÓN ESTRATÉGICA

La estrategia es el secreto para generar resultados de impacto en las empresas



  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¡Llevamos 5 años invirtiendo en innovación pero no sentimos que esté sucediendo nada! ¿Qué es lo que sucede? ¿Será que nuestra gente no sirve para innovar?

La innovación ya lleva tiempo siendo tema de moda; al que las empresas y sus ejecutivos se aferran como tabla de salvación; el que se supone que debe generar resultados, aunque sea por arte de magia.

Sin embargo, cada vez se escuchan más casos de frustración porque la magia no está sucediendo en las empresas. Esto no sucede solo en América Latina, ¡es epidemia mundial! ¿Qué está causando esta falta de resultados? ¿Qué hacemos para curarnos?

En nuestra firma consultora llevamos varios años identificando cómo ligar la innovación a los resultados. Así, queremos compartir nuestros hallazgos para contribuir al fortalecimiento de las empresas latinoamericanas.

Primero, encontramos que las empresas más exitosas en el mundo siempre enfocan sus esfuerzos en estrategias cuidadosamente diseñadas. Las definen, las prueban, las afinan. Luego se esmeran obstinadamente en ellas, hasta que los resultados se producen.

Creemos que ese es el eslabón perdido con la innovación: muchas veces se pierde el enfoque estratégico que debe tener. Se generan concursos de ideas, se llevan a cabo actividades lúdicas, talleres de ideación, se instalan buzones de sugerencias, pero, tristemente, la mayoría son ocurrencias sin potencial de impacto.

Las ideas no equivalen a resultados. Tener muchas ideas no garantiza que se va a impactar positivamente el negocio. Asociar ideas de alta calidad a la estrategia de negocio y ejecutarlas de forma enfocada y efectiva, sí lo es.

Esto nos lleva a nuestro segundo hallazgo: la innovación también debe contar con una estrategia, asociada a la del negocio. Las ideas que surjan deben tener un propósito claramente definido y contribuir con el impacto requerido. La divergencia debe convertirse en convergencia. Por esa razón, la estrategia de innovación debe hacerse cuantificable, debe incluir una brecha de innovación, es decir, el monto de ingresos o de ganancias que se quiere alcanzar con innovaciones. También debe incluir la definición de focos para reducir dicha brecha.

Tercero, la brecha solamente se reduce con la ejecución efectiva de proyectos de innovación específicos. Para ello se requiere disciplina y enfoque por parte de las personas que conforman la organización. La priorización es componente fundamental para lograrlo. Ayuda a generar victorias rápidas que aumentan la confianza de las personas y la credibilidad en el proceso.

Sin embargo, para que los diferentes proyectos se completen satisfactoriamente en el tiempo, se requiere desarrollar capacidades para innovar en forma permanente. A esto le llamamos una cultura de innovación.

Esta es la síntesis de nuestro abordaje:

-Diseñar una estrategia de negocio para ganar, no solamente para jugar.

-Diseñar una estrategia de innovación efectiva, asociada a la estrategia de negocio (hacerla cuantificable, con brecha de innovación y áreas de enfoque asociadas para reducirla)

-Identificar y priorizar proyectos específicos

-Ejecutar concentrada y efectivamente los proyectos de innovación

-Desarrollar capacidades para innovar de forma permanente (cultura de innovación)

-Repetir el ciclo, redefiniendo o afinando las estrategias según se requiera

La innovación como herramienta para generar resultados sigue vigente en nuestras organizaciones. Lo que requerimos es hacerla cada vez más estratégica y ejecutar efectivamente proyectos de impacto. Así es como sucede la magia.

*Socio y Consultor Senior de Innovare

Sostenbilidad y financiamiento