Empresas de Costa Rica impulsan políticas de respeto a la diversidad sexual para ser más competitivas

Se forma bloque pro pluralidad sexual con impulso de la AED

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Respetar, promover y comprometerse explícitamente con la diversidad sexual de sus colaboradores es, para varias empresas que operan en Costa Rica, un factor de competitividad y sostenibilidad relevante en sus negocios.

Aunque la tolerancia hacia la comunidad lésbico, gay, bisexual y transexual (LGBT) aún es un tema tabú en algunos sectores de la sociedad tica, nueve firmas decidieron formar, hace algunos meses, un bloque cuyo objetivo principal es lograr que estos grupos sean respetados y deseados como parte de la fuerza laboral.

HP, Intel, Walmart, IBM, Bank of America y la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit) destacan en el grupo, coordinado por la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED).

De acuerdo con Víctor Castro, coordinador de comunicación de AED, la idea no es solo que las empresas promuevan la diversidad y eliminen la discriminación, sino que perciban estas políticas como una ventaja competitiva.

“Al trabajar en igualdad y en promoción de derechos humanos, estás garantizando fidelidad de empleados, eficiencia, mejoras en la gestión de riesgo, aumento de reputación, fortalecimiento de la atracción de talento y un ambiente en el que los y las colaboradores se pueden desempeñar a su máximo potencial”, explicó.

En HP, por ejemplo, existe desde el 2007, el grupo LBGT Pride, que hoy reúne a 250 miembros. Para María Luisa González, gerente de recursos humanos de HP Costa Rica, la iniciativa es importante, pues el ambiente laboral inclusivo atrae y retiene a sus mejores colaboradores.

Otro caso es de Ulacit, única compañía de origen tico que forma parte del bloque. Ese centro de estudios se declaró en el 2012, un espacio “libre de discriminación por orientación sexual e identidad sexual”.

Desde entonces, imparte talleres de sensibilización del tema a estudiantes de primer ingreso, creó el club estudiantil de diversidad sexual y brinda el mismo tipo de beneficios de educación a parejas de colaboradores heterosexuales y homosexuales, de acuerdo con Marianela Núñez, vocera de la universidad.

Por su parte, Intel Costa Rica instauró desde el año pasado un grupo con las mismas intenciones llamado Iglobe.

Según Federico Castro, encargado del grupo, la entidad les facilita recursos para diseñar campañas internas de comunicación y para participar en actividades de crecimiento en el tema, como el congreso internacional Out & Equal.

Aplíquelo en su empresa

Las experiencias exitosas de estas organizaciones en el tema de los derechos humanos tienen una característica en común: son apoyadas por la alta gerencia.

“Si nace desde arriba, es más fácil que se cambien aspectos relacionados con las políticas generales de la empresa y el cambio es más sostenible”, comenta Víctor Castro, de AED.

Un segundo consejo consiste en la ejecución de un autodiagnóstico que identifique cuáles temas, prácticas y acciones como parte de la cadena de valor del negocio rozan con los derechos humanos y la diversidad sexual.

Un primer paso sería incluir la no discriminación por ninguna condición en la política general de la empresa y, en específico, por razones de orientación, identidad y expresión de género.

Además, el éxito de las normas requiere un grupo fuerte y productivo de diversidad con un enfoque cooperativo y solidario.

Otra de las recomendaciones es fomentar un proceso de comunicación de calidad, que permita difundir a tiempo las actividades, políticas y contactos.

También, es útil ofrecer un enfoque de trabajo basado en la salud integral, la promoción de los derechos humanos, y con énfasis en que el respeto a la dignidad humana es competencia de todos.

Actualmente, el bloque empresarial de AED realiza un mapeo de la oferta de instituciones y servicios en Costa Rica en temas de diversidad sexual.

La idea es crear contactos, consolidar la red, dar capacitación profesional y ofrecer a los colaboradores y colaboradoras LGBT de las organizaciones miembro otro beneficio tangible, aparte de los que ya cada firma desarrolla por su cuenta.

El grupo trabaja sobre los ejes de educación, relacionamiento comunitario, comunicación interna y externa e inclusión laboral, entre otros.

El reto es integrar a más compañías que hagan su compromiso de forma pública y con acciones concretas. Dar ese paso es lo más complicado para la organización, debido a los tabúes y a la privacidad con la que se maneja el tema, contó Marianela Núñez, de Ulacit.

Normas tolerantes

Estas son algunos ejemplos de prácticas empresariales respetuosas de la diversidad sexual.

Políticas corporativas respetuosas de la diversidad sexual en cuanto a orientación, identidad y expresión de género.

Estrategia para la autodeterminación y confidencialidad de la diversidad sexual.

Programa de aliados de la comunidad LGBT y uso de lenguaje inclusivo.

Asistencia psicológica, legal y profesional especializada en temas LGBT

Beneficios equivalentes de unión libre, matrimonio y retiro con o sin pareja del mismo sexo.

Grupos de diversidad.

Fuente AED.

Sostenbilidad y financiamiento