Expertos aconsejan cómo preparar su empresa ante una eventual fusión o adquisición

Ante ola de fusiones y adquisiciones, negocios deben calcular su valor de mercado y contingencias

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Qué pasaría si hoy le hacen una oferta para comprar su empresa o fusionarla con un nuevo socio?

Tener la “casa” en orden y conocer el verdadero valor del negocio son dos de las principales tácticas que le permitirán responder a esa pregunta y tomar una decisión con tranquilidad.

Federico Zamora y José Pablo Cordero, expertos en fusiones y adquisiciones de la firma de banca de inversión Invermaster, aconsejan medir la empresa por lo que la valorarán los interesados: sus ventas y ganancias.

Las recientes compras de Monteverde, Pops y Salsas Alfaro, por mencionar algunos ejemplos, hablan de un mercado de fusiones y adquisiciones cada vez más dinámico y que exige preparación.

Según Cordero, la cantidad de empleados y activos de la compañía pasan a un segundo plano ante el factor utilidad, pues el comprador busca con frecuencia empresas con oportunidad de crecimiento futuro.

Sin embargo, a ese cálculo usted deberá restarle lo referente a las llamadas contingencias de tipo laboral, de capital de trabajo, legal y tributarias.

Por ejemplo, si en su empresa las carteras por pagar se encuentran en buen estado, los colaboradores están en regla en cuanto a seguridad social y cualquier proceso judicial y fiscal está cerrado, las posibilidades de maximizar el valor de la operación aumentan.

Obviar dichos factores puede hacer que el empresario se decepcione cuando el comprador le presente la oferta final de precio.

Entretanto, quien lo tome en cuenta acortará el tiempo del proceso de la transacción que en algunos casos tarda años.

Los que deben prepararse...

De acuerdo con datos de la Cámara Costarricense de Empresas Familiares, en nuestro país, el 65% de la riqueza la generan las empresas familiares y estas son las que están a la mira.

Los consultores coinciden en que los negocios manejados a partir de una segunda generación deben estar aún más preparados que otros.

Por otra parte, consumo masivo, logística y seguridad destacan entre los sectores e industrias que podrían tener mayor movimiento, según las proyecciones de los consultados.

Marco Garro, gerente de la firma Finanzas Estructuradas, recomienda contar con la asesoría de un experto en la materia, con el objetivo de anticipar y medir todos los riesgos del proceso.

“Los riesgos identificados deben plasmarse en un robusto conjunto de contratos legales”, explica Garro.

Uno de los contratos recomendados es el de “no competencia”. Federico Zamora explica que se trata de un texto que le impide a la empresa que desea comprar competir en el mercado de la otra compañía durante un periodo determinado, en caso de que la negociación fracase.

La finalidad de lo anterior es proteger información sensible como el nombre y facturación de cada cliente, relación con proveedores estratégicos, márgenes de ganancia a nivel operativo y final, y colaboradores indispensables.

Entretanto, Mauricio Jenkins, profesor del Incae Business School, opina que en muchos procesos de fusión o adquisición se subestima el tiempo que toma lograr las sinergias pretendidas. Eso causa que el valor que presumiblemente se iba a originar, nunca llegue a materializarse.

Recuerde tomar en cuenta la nueva disposición legal que rige desde del pasado 5 de abril y exige solicitar permiso a la Comisión para Promover la Competencia del Ministerio de Economía sobre cualquier fusión o adquisición en empresas con operaciones que sobrepasen los ¢7.500 millones.

Sostenbilidad y financiamiento