Desarrolladores combaten las presas con la construcción de inmuebles mixtos

Obras quieren dar al usuario más facilidades en un solo lugar

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las presas se han convertido en una pesadilla para los pobladores de algunos sectores de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Son un calvario para los que deben desplazarse hacia sus trabajos, centros de estudio, viviendas y otros sitios, ya sea en su propio vehículo o en transporte público.

Las presas no solo generan costos económicos, sino que cercenan la calidad de vida de las personas, dado el estrés que pueden causar, así como el desperdicio de horas al que se enfrentan.

El informe del Estado de La Nación del 2015 estimó que la congestión del transporte en la GAM provocó una pérdida de tiempo equivalente a un 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB) en el año 2005 (casi $500 millones) y a un 2% en el año 2009, lo cual se estima en una cifra alrededor a los $590 millones.

“El consumo adicional de combustible por esta razón, para el período estudiado, se calcula en cerca de un 6,5%”, expresa el documento.

La dependencia que existe hacia ciertas rutas también causa problemas.

A inicios de febrero de este año, la Cámara de Comercio calculó que el cierre de seis semanas sobre el puente del río Virilla representaría un costo de ¢800 millones para las empresas.

Conscientes de este panorama, los desarrolladores inmobiliarios vienen tomando una serie de medidas para paliar el efecto de las presas sobre los pobladores, entre ellas, Garnier & Garnier, H Solís, Cuestamoras Urbanismo, entre otras.

Una de ellas consiste en construir espacios mixtos –en algunos casos miniciudades– en los que las personas puedan vivir, trabajar y comprar, y así ahorrarse kilómetros en viajes.

Igualmente, varios de los inmuebles que se están edificando se sitúan en lugares céntricos, que tienen varias facilidades a su alrededor.

Propuestas inmobiliarias

La empresa Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios ha ideado el proyecto Hacienda Espinal, que es una miniciudad planificada con un total de 112 hectáreas de terreno (1.120.000 metros cuadrados), localizada sobre el kilómetro 17,5 de la ruta 27, en dirección San José-Caldera.

Lo que lo diferencia de otros espacios es que está concebido para albergar residencias, comercios, servicios de educación, sumado a áreas de recreación y espacios naturales.

Hasta la fecha, el proyecto ha vendido más de 185 lotes y ya hay 14 viviendas construidas y 30 están en proceso de construcción.

Otro espacio de esta empresa que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los residentes es Azenza Towers.

Karla Quevedo, gerenta comercial de Garnier & Garnier, destaca que uno de los aspectos positivos es su ubicación, pues se localiza 150 metros al este del Hotel San José Palacio, que es una zona de paso entre San José, Heredia y Alajuela.

Aunado a ello, está cerca de escuelas, hoteles, sitios de entretenimiento, hospitales y empresas industriales.

Aparte de ser una estructura para vivir, está equipada con zonas de coworking (espacio de trabajo compartido) de uso gratuito, específicamente tres oficinas.

Por otro lado, está dotado de dos tiendas de conveniencia: el supermercado Fresh Market y la farmacia Doctor & Doctor.

Por su parte, Allan Carmona, encargado de coordinación y desarrollo de proyectos de la Inmobiliaria H Solís, indicó que su propuesta para atenuar el efecto de las presas es construir en ubicaciones estratégicas, a distancias que se puedan recorrer caminando para acceder a espacios públicos, centros de trabajo, comercio y estaciones de transporte público.

Actualmente, se están enfocando en proyectos de mediana o alta densidad en ubicaciones relevantes de San José

Un ejemplo es el proyecto Foro 2-25, que se encuentra en etapa de construcción. Se localiza en Curridabat, al frente del Colegio de Ingenieros y Arquitectos.

El proyecto poseerá tanto espacios comerciales, como residenciales.

Más iniciativas

La empresa Cuestamoras Urbanismo, por su parte, lanzará el proyecto Oxígeno (en Heredia), que reunirá entretenimiento, deporte, gastronomía, compras y espacios verdes.

La firma asegura que se trata del primer “ human playground ” que habrá en el país.

Otro de sus desarrollos es Santa Verde (también en Heredia), una comunidad planeada que alberga un complejo habitacional, área comercial, oficinas, zonas feriales y deportivas y una oferta gastronómica.

La construcción de ambos proyectos contempla el desarrollo de obras de mejoramiento vial, que se implementarán con el fin de optimizar el tránsito por las zonas en las que se hallan, dijo Javier del Campo, director comercial de Cuestamoras Urbanismo.

La firma Portafolio Inmobiliario, por su parte, está enfocada en el desarrollo de proyectos verticales con el fin de ser más eficiente en el uso del espacio, tanto en proyectos de uso mixto, como en oficentros, dijo Adriana Acosta, gerenta de mercadeo de la empresa.

A su vez, está fomentando prácticas más verdes para quienes emplean sus estructuras.

Por ejemplo, se han instalado zonas de parqueo para bicicletas en proyectos como El Cedral, Avenida Escazú y Escazú Village.

En Avenida Escazú, se han incluido cargadores de autos eléctricos.

Escazú Village es un espacio mixto que permitirá residir en el lugar, trabajar y encontrar comercios como restaurantes, cafeterías, heladerías, ópticas, farmacia, tiendas por departamento, gimnasio, guardería y otros.

En general, la edificación de los desarrollos conlleva igualmente la inversión en infraestructura vial para hacer más fluido el tráfico.

Grupo Roble, empresa a cargo del desarrollo de Multiplaza Curridabat y Multiplaza Escazú, ha construido puentes peatonales y diferentes accesos con el fin de mejorar la circulación de sus visitantes, alega la compañía.

Mauricio Castro, gerente general del grupo, detalló que en Multiplaza Curridabat se invirtió para ampliar los accesos al centro comercial y evitar el congestionamiento en la vía principal.

“Hace un par de años se habilitó una torre de parqueos, lo que evitó que muchos visitantes parquearan en zonas aledañas y bloquearan o dificultaran los accesos a Multiplaza”, agregó.

La empresa dice que está promoviendo el carpooling (uso compartido de vehículos) en Plaza Roble, por medio de una aplicación desarrollada por un tercero.

“Dicho centro corporativo alberga unos 3.000 empleados. Es por esta razón que el carpooling entre compañeros y personas con ubicación geográfica en común es de mucho beneficio para los usuarios y sobre todo es una medida para evitar que el tráfico sea mayor”, concluyó Castro.

Sostenbilidad y financiamiento