Las políticas y el desarrollo turístico de Costa Rica debe girar hacia las zonas rurales

Esfuerzos se han centrado en su mayoría en Valle Central

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Como empresaria de zona rural, ha visto como las cámaras turísticas más grandes y las mismas instituciones de Gobierno han centrado sus esfuerzos lejos de estos lugares.

Convencida de que la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) debe renovar su estrategia para atraer a estos empresarios rurales, Isabel Vargas asumió la presidencia de la entidad con la consigna de ofrecer una cámara renovada.

Eso implica también conversar y tratar de traer de vuelta a algunas cámaras (de hoteleros, líneas aéreas y alquiler de vehículos) de vuelta a sus filas.

¿Cree que Canatur representa actualmente al sector turístico?

Sí porque es una organización que tiene una trayectoria de años. Sin embargo, en los últimos tiempos no ha renovado su liderazgo y ese es el gran reto que tenemos, hacer algunos ajustes en la forma en la que se ha venido comunicando, fortalecer la capacidad interna para diseñar y llevar a la práctica nuevas formas de hacer negocio.

“No estamos desvinculados del gremio pero queremos estar más cerca. Ha habido un desacierto en enfocar, a nivel de Valle Central, la toma de decisiones y eso no es justo ni es efectivo porque muchas decisiones se toman desde el escritorio”.

La asamblea de noviembre no pudo realizarse completamente por la falta de estados financieros, ¿hay un desorden contable en la institución?

Es parte de lo que estamos midiendo, qué tan estable es la institución y qué posibilidades tiene la Cámara de mejorar.

“Lo que llevamos investigando hasta la fecha indica que no hay daños que lamentar ni manejos indebidos, no existe una sospecha razonable de que eso sea grave, pero sí puede haber más orden, una gestión financiera más eficiente y hacia eso vamos”.

La Cámara de Hoteles se desafilió en diciembre. Ya se había salido la Asociación de Líneas Aéreas y la Asociación Costarricense de Autorrentistas, ¿qué las está alejando?

La Cámara de Hoteles no está desafiliada oficialmente, la junta no lo ha aprobado con la intención de poder conversar.

“En general, tengo pendiente reunirme con las cúpulas de estas y otras cámaras y asociaciones para buscar una relación constructiva. Somos una junta directiva diferente y queremos darles a conocer eso.

“La nueva Canatur renovada tiene que ser fortalecida con la presencia de todos”.

¿Cuál es esa nueva Cámara que usted quiere conformar?

Yo quiero conformar un verdadero equipo de trabajo con la Junta Directiva, que no ha sido el estilo del pasado.

“El otro gran tema es la comunicación y generar alianzas públicas y privadas, y rescatar a los que están resentidos, aislados.

“También quiero centrarme en la innovación, aquellas cosas nuevas que podamos hacer con los recursos que tenemos que puedan contribuir a un enfoque regional de turismo.

“El desarrollo turístico del país en los próximos años tiene que ser hacia las regiones, no global. Hay que invitar al turista a que descubra un país muy pequeño con una gran diversidad de experiencias culturales, gastronómicas, naturales. Ese puede ser nuestro gran diversificador”.

Usted insiste en voltear la mirada hacia zonas rurales, ¿habla desde su experiencia?

Claro, mi experiencia como gerenta de Colinas del Poás tiene el sabor de lo que es vivir con organizaciones que no vuelcan los ojos a los intereses y necesidades de las regiones.

“Pero también lo veo como fundadora de la Cámara de Turismo y Comercio de la Región del Volcán Poás, que creamos luego del terremoto de Cinchona.

“Esto fue una escuela muy rica de cómo es conformar una organización y dejarla caminando con un cierto nivel de solidez, con confianza de los agremiados y alianzas con municipalidades y Gobierno.

“Sé lo que es generar proyectos nuevos y hacer que la gente visualice encadenamientos y que entienda que no se compite entre sí, sino de región a región.

“El empresario promedio es egoísta, se preocupa por desarrollar lo suyo y no hacer una red local.

“He vivido con mucha claridad lo que significa no tener privilegios o ventajas en cuanto a la banca, pese a que generamos tantas divisas como sector”.

¿Considera que hay duplicidad de funciones entre cámaras del sector?

No, en lo absoluto. Canatur lo que hace es representar los intereses de esas cámaras y fortalecer las luchas por las cuales ellas están trabajando.

“Con los recursos que cuenta, Canatur puede apoyar la gestión individual de las cámaras locales y gremiales.

“Nosotros tenemos objetivos más macro, como el apoyo de intereses sectoriales o gremiales”.

¿Cuál es el turismo que quiere que la Cámara venda?

En Colinas del Poás tenemos la misión de hacer felices a los visitantes mediante una experiencia enriquecedora y memorable.

“Yo pienso que por el temperamento del costarricense debemos vender experiencias alegres.

“Nuestro modelo ha cambiado en los últimos años, donde grandes compañías extranjeras vienen a comprarnos, y no me gustaría que siga así.

“Tenemos que vender la idea de ‘venga y experimente, no somos un paquete todo incluido, usted arma su experiencia única con amplia diversidad”.

Sostenbilidad y financiamiento