China, que aspira a organizar un Mundial, desembarca en la FIFA con sus patrocinadores

Las grandes firmas del gigante asiático llegan después de la salida de varias marcas como Sony, Emirates, Castrol y Continental por los escándalos de corrupción de la 'era Blatter'


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Pekín.- El fútbol chino no brilla a nivel mundial, pero las grandes empresas del país tienen un peso creciente en la FIFA, a través de contratos de patrocinio, en un contexto en el que el gigante asiático aspira a organizar el Mundial de 2030.

En un año, la FIFA ha empezado a colaborar con tres patrocinadores chinos: Wanda (centros comerciales y cines), propiedad de Wang Jianlin, segunda fortuna del país; Hisense (N°3 mundial en venta de televisores) y el último en llegar, Vivo (teléfonos móviles).

LEA: ¿Pocos patrocinadores para el Mundial 2018? Moscú culpa a la FIFA

Alibaba, líder mundial del comercio en línea, es patrocinador del Mundial de Clubes desde 2015, que también depende de la FIFA .

Las grandes firmas del gigante asiático llegan después de la salida de varias marcas (Sony, Emirates, Castrol, Continental, Johnson & Johnson) por la gran crisis que sacude a la FIFA en los últimos años debido a los escándalos de corrupción de la 'era Blatter'.

LEA: FIFA: una superpotencia financiera e institucional

"Vivo se sintió muy bien recibido por la FIFA, es por eso que la negociación concluyó muy rápido", explicó a la AFP Mark Gao, director general de Momentum Sports, intermediario del acuerdo.

"Estoy convencido de que la llegada de estos patrocinadores chinos va a promover y acelerar una candidatura y la organización por parte de China de una Copa del Mundo", añadió.

En un año, la FIFA ha empezado a colaborar con tres patrocinadores chinos: Wanda, Hisense y el último en llegar, Vivo. (AFP)

Cuando Wanda se convirtió en patrocinador de la FIFA en 2016, su dueño Wang Jianlin, con mucha influencia en el gobierno, declaró que el acuerdo "aumentaba las oportunidades" de acoger el Mundial.

El equipo nacional chino ocupa la 82ª plaza de la FIFA, por detrás de Islas Feroe y Benín. Pero el presidente Xi Jinping, apasionado del fútbol, señaló que su objetivo es que el país organice algún día el Mundial.

El próximo Mundial se celebrará en 2018 en Rusia (Europa) y el siguiente en 2022 en Catar (Asia). La FIFA impone que el torneo alterne entre los continentes, por lo que China no podrá obtener la organización en 2026.

Pero Zhang Jian, vicepresidente de la federación china, señaló el año pasado que confía en las opciones de China para el Mundial en 2030. Además en mayo fue elegido para el consejo de la FIFA, que define las orientaciones y la estrategia de la institución.

"El Mundial debe ir al país que haga la mejor propuesta", subrayó el sábado el presidente de la UEFA Aleksander Ceferin en la BBC.

Militante de una candidatura europea para la Copa del Mundo 2030, Ceferin es también igualmente miembro del consejo de la FIFA.

"No podemos solamente venderlo al que pague más. Las reglas no pueden cambiar simplemente porque haya grandes patrocinadores", añadió.

Sebastian Chiappero, director en Ginebra del gabinete Sponsorize, especializado en patrocinio, no cree la relación entre patrocinador y atribución de una Copa del Mundo.

"Los patrocinadores ambicionan antes de todo promover sus productos. Y en teoría no tienen ninguna influencia sobre la elección del organizador de un Mundial. Si no Estados Unidos lo tendría a menudo gracias a McDonald's y Coca-Cola", subraya.

"Y los estatutos de la FIFA impiden cualquier conflicto de interés. Después, en la práctica, no estamos en los pasillos para saber qué se dice", añade.

"El desarrollo de la votación y el funcionamiento interno de la FIFA son muy complejos y no siempre transparentes", añade Marcus Lüer, director general de la agencia de marketing deportivo TSA, con sede en Singapur.

Los patrocinadores chinos "ayudarán en todo caso a mostrar que China está impaciente por organizar un Mundial y que tiene las empresas necesarias para apoyarse en este proceso", subraya.

Según él, China sería un "país ideal" para recibir un Mundial: pasión por el fútbol, instalaciones en parte ya construidas, apoyo del gobierno y experiencia en grandes acontecimientos (Juegos Olímpicos 2008).

"La cuestión no es saber si va a organizar el Mundial, es cuándo", afirma.

Sostenbilidad y financiamiento