Empresas de dispositivos médicos asumen liderato en exportaciones

Antes de conocerse la salida parcial de Intel, ventas de dispositivos médicos apuntalan exportaciones

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Aún cuando no se había anunciado la salida del país de la planta de manufactura de Intel, ya se estimaba que, para el 2015, los equipos médicos y de precisión reemplazarían a los componentes electrónicos como principal línea de exportación de Costa Rica.

La proyección, a cargo de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) y de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), toma como base un crecimiento sostenido en las ventas al exterior de este cluster del 6,6% anual en la última década.

Esto colocó el año pasado a la industria en el segundo lugar de exportaciones con un valor total de $1.548 millones.

El número de empresas de este sector ha aumentado siete veces desde el 2000. Además, algunas como Bayer, Establishment Labs y Arthrocare están haciendo fuertes inversiones.

Y, de mantenerse el ritmo en las ventas al exterior, la industria, también llamada de ciencias de la vida, superaría los $1.800 millones en ventas al 2015 y ocuparía el espacio que, de todos modos, parecía escaparse de las manos de Intel, cuyo promedio de exportación anual entre 1999 y 2013, alcanzó los $1.791 millones.

En dispositivos médicos se incluyen prótesis, equipo de infusión intravenosa, implantes estéticos, aparatos cardiovasculares, para urulogía y gastroenterología, entre otros.

“Este sector ha tenido un dinamismo muy grande y aunque ahora definitivamente será el líder, desde el año pasado se proyectaba este escenario”, dijo Gabriela Llobet, directora ejecutiva de Cinde.

A pesar de las buenas noticias, el país necesita asegurar a estas compañías condiciones que las mantengan en crecimiento, principalmente en áreas de recurso humano y costos de energía.

Empresas con optimismo

Según Cinde, el sector local de ciencias de la vida pasó de albergar 8 compañías en el 2000 a 57 en el 2013, es decir, un número 7,1 veces superior, Asimismo, el empleo en el campo hoy es 12 veces mayor que en el 2000 y suma 17.285 puestos.

En términos de Inversión Extranjera Directa (IED), estas cifras solo la supera el sector servicios con 46.465 posiciones y 142 empresas.

MicroPort (ortopedia/medicina deportiva), Advanced Cath (suplidor), National Building Maintenance (suplidor) y Natvar (contratista de manufactura) son algunos de los proyectos atraídos recientemente. Además, Bayer anunció la inversión de $3 millones en su primera planta global de producción de anticonceptivos y Okay Industries hará una reinversión de $1 millón en equipos de alta tecnología.

De hecho, el mayor flujo de IED en el 2013 correspondió al sector de Manufactura de Alta Tecnología (incluye ciencias de la vida, manufactura avanzada y tecnologías limpias) con un 71,9% de los $583,1 millones registrados.

Entretanto, varias compañías mantienen ambiciosas metas de expansión para este año.

Es el caso de Establishment Labs, empresa costarricense fabricante de implantes mamarios, que instalará este 2014 una nueva planta de 5.000 metros cuadrados, cinco veces más grande que la actual y a un costo de $3 millones, de acuerdo con Luis Gutiérrez, gerente legal del proyecto.

Esta firma exporta a 30 países y registra crecimientos de entre el 80% y 100%.

Por su parte, la estadounidense Arthrocare mantiene un crecimiento anual del 7% desde el 2010, según confirmó Andrés Salazar, gerente general.

“Estamos en el proceso de terminar una nueva fábrica en Coyol donde planeamos incrementar drásticamente el volumen”, dijo el gerente de la transnacional que emplea a 1.000 personas.

El auge también estaría beneficiando a actuales proveedores de la planta de Intel que dejaría de operar en diciembre próximo.

Por ejemplo, la empresa Opia, suplidora de servicios de cuartos limpios, obtiene el 60% de sus ingresos de este segmento, y solo el 3% de Intel, según Luis Chinchilla, gerente general.

En la gestora de residuos Fortech, el 70% de ventas viene de dicha área.

Nuevo esquema productivo

La concentración en el país de empresas fabricantes de dispositivos médicos también ha impulsado la instalación de centros de investigación y desarrollo a lo interno de las firmas.

“Costa Rica ha evolucionado a una estructura productiva basada en el conocimiento”, afirma Gabriela Llobet, de Cinde.

De acuerdo con las estadísticas de Cinde y Procomer, el país pasó de registrar en 1994 una estructura de exportaciones basada mayoritariamente en factores de producción naturales a una intensiva en conocimiento.

En 2012, el 55% de las exportaciones industriales correspondió a productos diferenciados y con base científica.

La expectativa de las autoridades es fomentar ese dinamismo a través del Programa de Innovación y Capital Humano para la Competitividad, aprobado el 1 de abril y el cual cuenta con un préstamo de $35 millones del Banco Interamericano de Desarrollo.

De esa cantidad, se dedicarán $25 millones a mejorar el capital humano y los otros $10 millones favorecerán emprendimientos de base tecnológica y posibles firmas encadenadas.

El reto de generar mano de obra calificada y sofisticada continúa, aunque para Cinde es prioridad primero crear la oferta de trabajo correspondiente.

Mientras tanto, las firmas del sector demandan mejores costos energéticos, encadenamientos eficientes, capital humano preparado y disponible y una cadena logística integrada y con infraestructura competitiva.

Sostenbilidad y financiamiento