Grupos empresariales familiares buscan expansión internacional y nuevas áreas de negocios

Planean expansión, adquisiciones y reestructuración

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Grupo Monge ya opera 450 tiendas en cinco países de la región centroamericana, pero su plan es estar presente, de aquí al 2020, en tres o cinco naciones más.

Según su presidente Gastón Monge, la compañía (que abrió 60 locales en los últimos dos años y crece a doble dígito) tiene sus ojos puestos en Suramérica.

Purdy Motor, Farmanova Intermed, Humberto Álvarez y Ópticas Visión trabajan en su consolidación internacional.

A pesar de estos planes y su proyección, algunos especialistas creen que los grupos empresariales carecen de buenas prácticas de gestión, algo que las mismas familias refutan.

De acuerdo con Rodrigo Salas, presidente de Farmanova, M&D Pharma (que ya opera en Centroamérica) tiene en sus planes llegar a dos países suramericanos en los próximos cinco años y duplicar los ingresos de esa división.

Purdy Motor invierte en aumentar su presencia con dealers de Toyota en Estados Unidos y México, mientras que Humberto Álvarez está por abrir un almacén de logística en Miami, según reconocieron sus líderes.

Entretanto, los grupos Marta Danissa, Teletica, Universal y Automercado enfocan sus inversiones a nivel local.

Agustín Monge, presidente de Grupo Marta, indicó que la compañía invertirá en la construcción de un nuevo centro comercial al sur de la capital.

Grupo Danissa, liderado por Samuel Aizenman, destinará cerca de $2 millones este año en la apertura de dos showrooms de las marcas Nissan y Audi en San Carlos y Escazú. Asimismo, planea operar un nuevo servicio de arrendamiento de autos, probablemente al final del 2013.

Por su parte, Canal 7 está por construir un nuevo estudio de grabación de 800 metros cuadrados en el terreno que desocupó hace más de 12 meses la cadena de tiendas Tips.

René Picado, presidente de la compañía, reportó que el grupo invierte al menos $14 millones anuales en proyectos como el de aumentar la capacidad de banda ancha en sus servicios de TV por cable, Internet, voz IP y otros.

En el caso del Grupo Cuestamoras, el futuro está en la diversificación de su portafolio, que ya incluye inversiones en telecomunicaciones, hotelería, energía y desarrollos comerciales.

Manuel Zúñiga, vicepresidente de la compañía, añadió que aún no se definen las nuevas áreas, pero que la idea es crecer por medio de adquisiciones de empresas que ya operan.

Ahora bien, ¿piensa alguna de estas familias vender todas o alguna de sus compañías?

Javier Prada, de Ópticas Visión, y Rodrigo Salas, de Farmanova Intermed, han aceptado estar abiertos a ofertas de compra.

Buenas y malas prácticas

Un estudio del 2011 realizado por los investigadores del TEC Juan Leiva y Erick Guillén sobre grandes empresas familiares en Costa Rica detectó que existe poca difusión de buenas prácticas de gestión de negocios familiares.

Con esa conclusión coincide el consultor Cristián Leñero, quien explica que entre los problemas más comunes de los grupos destacan la falta de un acuerdo en una estrategia explícita, problemas de sucesión, ausencia de rendición de cuentas, competencia por el poder y escasa claridad del rol de los hijos en las compañías.

Empero, 13 de las 16 familias consultadas por EF dijeron contar con protocolos y códigos familiares, juntas directivas y estrategias de gobierno corporativo.

Por ejemplo, en Grupo Monge, Purdy Motor, Montecristo, Teletica y Danissa existen reglas claras y requisitos específicos para aquellos familiares que deseen formar parte de las empresas.

Estudios académicos, experiencia en compañías ajenas a la familia y la participación en ternas, como cualquier candidato, son parte de los requerimientos.

No obstante, hay casos como el del grupo Humberto Álvarez, que tiene apenas tres años de haber aplicado estrategias de gobierno corporativo (conformación de una junta directiva) y que carece de un plan de sucesión.

En Grupo Danissa pretenden fortalecer el concepto de gobierno corporativo a través de la inclusión de miembros externos a su junta directiva, mientras que Cuestamoras trabaja en un plan para seguir siendo una empresa familiar por los próximos 100 años, iniciativa que hace énfasis en mantener a los miembros familiares únicamente como socios de las compañías, alejados de su operación diaria.

Juan Leiva explica que estas y otras familias ticas de negocios tienen como retos mantener viva su visión de emprendimiento, enfrentar a un mercado global sediento de adquisiciones, profesionalizar la dirección de sus grupos y mantener armoniosa la relación familia-empresa.

Sostenbilidad y financiamiento