Columna Empresas del Siglo XXI: Bajo la lupa


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Estudios especializados demuestran que en el corto plazo, los accionistas ejercerán un mayor nivel de escrutinio sobre las empresas, lo que obligará a las compañías a ofrecer mayores niveles de transparencia en sus operaciones así como mejorar sus prácticas de administración.

Las empresas de todo el mundo están enfrentando múltiples cambios tanto en los entornos globales como locales y el clima de incertidumbre económica sigue siendo un tema relevante en la agenda de los consejos de administración. Para muchos de estos consejos directivos, la prioridad es lograr el equilibrio entre la administración del riesgo, el crecimiento, el rendimiento y la estrategia de la compañía, sobre todo en vista de la volatilidad actual en los mercados globales. La tendencia a nivel mundial que los directores visualizan es que dicho equilibrio debe establecerse en función de las prioridades estratégicas de cada compañía.

El impacto de la sustentabilidad y cuestiones de responsabilidad social están siendo temas de inclusión en las agendas de los consejos de administración en todo el mundo así como la planeación de la sucesión del director general. La planificación de sucesión del CEO es vital para el crecimiento futuro de la organización y significa más que encontrar un líder para promover el éxito continuo: los líderes deben ser identificados, desarrollados con el tiempo y se deben preparar para llevar a la organización a un nivel superior al actual.

En términos de remuneración, se ha ido consolidando cada vez más la tendencia de que dicha compensación se haga en función de las responsabilidades y el nivel de compromiso que manifiesten los directores. Lo anterior podría estar relacionado con el hecho de que este tipo de prácticas se han ido fortaleciendo y las contribuciones de los miembros del consejo de administración se han valorado.

Sostenbilidad y financiamiento