Conozca los siete pasos para analizar su compañía


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las 7 “S” de Mc Kinsey es una herramienta desarrollada a inicios de los 80 por Tom Peters y Robert Waterman en su libro In search of excellence . Son un elemento esencial de análisis para las empresas, junto con el FODA y otras herramientas desde luego más recientes.

Estos instrumentos permiten tener los pies bien puestos sobre la tierra, antes de proponer estrategias maravillosas que se escuchan espectaculares ante los demás. Siempre es importante revisar otras variables.

Se pueden recomendar como mecanismo de evaluación y análisis previo a lanzar un producto, un negocio o una empresa. Incluso, se pueden incluir en los estudios de factibilidad.

En diferentes empresas demuestra ser sumamente prácticas y fáciles de llevar a la vida real comercial-empresarial.

Además, permiten a los mercadólogos tener presente a toda la empresa y no creer que el departamento comercial o de mercadeo es una “república popular independiente y soberana”, donde nadie puede objetarles nada.

Repasemos, entonces, cuáles son las 7 “S”.

1. Strategy : Desde luego que sería un error, antes de revisar las variables, evaluar si la estrategia propuesta será efectiva mediante pruebas piloto, casos de éxito anteriores y, en general, haciendo un benchmarking que nos lleve a asegurar que el paso lo hemos planteado muy bien. En un artículo que hice hace un año en este espacio, propuse 45 estrategias de mercadeo para todos los gustos y tipos de productos. Recordemos que la estrategia es el alma de todo un plan.

2. Structure : Si todo lo anterior está correcto, debemos revisar temas de orden estructural (bienvenidos los ingenieros), entre ellos, temas de interacción entre departamentos, duplicidad de funciones, temas geográficos (local, global o multidoméstica), de gestión (centralizada o descentralizada), de fórmula jurídica que adquiere la entidad (sociedad anónima, limitada, joint venture ), de fórmula de expansión (franquicia, orgánica, fusiones), de organización jerárquica (centralizada o descentralizada), de recursos humanos (estructura piramidal o plana) o financiera.

3. Skills: Las habilidades o destrezas del personal son claves en el desarrollo de una empresa. ¿Cuántas veces tenemos un contador que podría ser un excelente gerente de mercadeo? Es lo que Michael Porte llama competencias centrales o, en términos más generales, el know how , el conocimiento que puede tener una persona sobre algo. Recordemos que existen destrezas emocionales y racionales.

4. Style : Del estilo –nos referimos a la forma como un líder formal en una organización lidera al personal–, dependen mucho los resultados y lo que se refleje con los clientes (si es democrático, dictatorial, siempre ausente, puertas o cubículos abiertos, puertas cerradas, negociador, trabajando al lado de todos, de trato personal o que maneja todo por correo, Whatsapp, Facebook, Twitter, Linkedin, Skype, Tango, etcétera.

5. Shared Values: Antes, era común que la junta directiva o la alta gerencia tuviera las típicas encerronas y todo quedaba ahí. Se tomaban decisiones y nadie sabía de ellas o se comunicaban solo de forma parcial con el resto de la organización.

6. Staff: Los empleados son los más importantes activos de una empresa. De igual forma los agentes colaterales, asesores, auditores que pueden llevar al éxito o fracaso a una compañía.

7. Systems: Finalmente, los sistemas no están reservados para los software , actualmente son cada vez más populares también las aplicaciones. Me refiero, en este caso, a la tramitología interna y externa que disminuyen la capacidad reactiva de una empresa.

El año anterior en una empresa bastante conocida, se supo que los camiones de reparto debían regresar a las 3:00 p. m. a la empresa por un tema de procedimiento, habiendo posibilidad de continuar haciendo ventas por un tiempo más que todo por un tema de sistemas.

Sáquele usted, provecho, entonces, a esta herramienta.

Sostenbilidad y financiamiento