Clínica Bíblica recibe luz verde para impartir diplomados en salud

Hospital podrá graduar técnicos en farmacia, registros médicos y laboratorio clínico

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Con una inversión cercana a los ¢70 millones, el Hospital Clínica Bíblica (HCB) prepara aulas, equipo y personal para iniciar con su proyecto Academia Strachan en el próximo curso lectivo.

Su interés era tener respaldo y aval estatal de algo que ha venido haciendo desde hace muchos años: desarrollar programas de formación y actualización a personal interno y a personas externas a la institución.

Jaime Cabezas, presidente de la junta directiva de la entidad, admitió que, aunque es una idea que se viene madurando desde hace muchos años, con la acreditación hospitalaria de la Joint Commission International los trámites se aceleraron.

Ya el Consejo Nacional de Educación Superior (Conesup) les otorgó la categoría de centro de enseñanza superior parauniversitaria.

El nombre Strachan se eligió en memoria de los fundadores del hospital, quienes en la década del 30 fundaron la primera Escuela de Enfermería que existió en el país y la cual operó hasta el surgimiento de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Costa Rica.

“La capacitación es una constante nuestra. Impartimos cursos de actualización profesional porque sabemos que las ciencias de la salud y la tecnología ligada están en constante cambio”, dijo Lorena Morera, gerenta de mercadeo.

Diplomados y cursos

Academia Strachan no pretende competir con las universidades que imparten carreras en el área de la salud, según dijo Cabezas.

Sí será un nuevo jugador dentro del segmento de entidades parauniversitarias con enfoque en la salud.

Entre ellas está el Colegio Universitario Iparamédica que ofrece diplomados de dos años en carreras como emergencias médicas, histotecnología, electromedicina, telemática, citotecnología y cardiotecnología.

Otra entidad es el Instituto Latino de Formación Integral (Ilafori), creado en 1992. Imparte varias carreras en el área médica entre las cuales, están optometría, asistente clínico dental, técnico dental y podología.

En cuanto a universidades, el país pasó de tener una oferta académica exclusivamente estatal antes de la década del 80, a un abanico amplio en el ámbito privado.

Actualmente, entidades como las universidades Latina, de Iberoamérica, Santa Paula y la de Ciencias Médicas (Ucimed) ofrecen carreras en esta rama.

Esta última, por ejemplo, inauguró recientemente un edificio de siete pisos en Sabana Oeste donde se ubica un moderno hospital de simulación.

Su rector, Pablo Guzmán, contó que se trata de un hospital único en la región centroamericana donde los estudiantes pueden practicar distintos procedimientos quirúrgicos sin poner en riesgo a los pacientes, dado que es con escenarios y “enfermos” simulados.

Guzmán agregó que se han invertido unos $11 millones entre infraestructura y equipo especializado en el último año.

La Ucimed gradúa profesionales en farmacia, nutrición, fisioterapia y microbiología.

Visión regional

Entre los hospitales, el Cima también imparte cursos a su cuerpo médico gracias a una serie de convenios que estableció con nosocomios extranjeros, entre ellos, el John’s Hopkins Medicine, el Mayo Clinic y la UCLA Healthcare.

Se intentó conocer la posición de personeros de Cima, pero al cierre de esta edición no habían respondido.

Hasta el momento, el Hospital Clínica Bíblica es el único centro hospitalario avalado por el Estado para graduar diplomados. Lo hará en tres áreas a nivel de técnico: en farmacia, en laboratorio clínico y en registros médicos.

“Estamos enfocados en áreas donde hay mucha demanda y hay carencia en la preparación. Para nadie es un secreto que el país vive una saturación de médicos y enfermeras que no tienen dónde colocarse”, acotó Morera.

La visión del HCB es ofrecer el programa académico en otros países centroamericanos, además que profesionales en salud o estudiantes de la región puedan venir a hacer diplomados o los cursos de actualización.

Siguiendo las recomendaciones del Conesup y del ente acreditador, el HCB habilitó nueve aulas, unas en el noveno piso del edificio Omega, otras en su edificio principal.

Además, pondrá a disposición del estudiantado su biblioteca, auditorio y las instalaciones hospitalarias.

Morera dijo que esperan establecer convenios con otras organizaciones para becar estudiantes, ojalá de zonas rurales e indígenas.

En la mira está incorporar un diplomado en Técnico de Atención Primaria.

Sostenbilidad y financiamiento