Música a $2: un nuevo modelo

El productor y músico  Automata  desarrolla una manera  de comercializar  música en  Latinoamérica


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Comprar un álbum completo a solo $2 (¢1.000) parece irreal, en especial cuando el precio estándar de un CD en las tiendas nacionales no desciende de los ¢10.000 y las descargas digitales tienen un monto promedio de ¢5.000.

Este es el modelo que impulsa Automata Records, sello discográfico independiente nacional, que trabaja con un catálogo de bandas, a las cuales graban y producen en un estudio de grabación propio, aprovechando al máximo las tecnologías digitales.

Los bajos costos de producción les permite poner a disposición del consumidor la descarga de CD completos a solo $2.

El productor y músico de origen chileno, Tomás de Camino Beck, mejor conocido por su seudónimo Automata , es el autor de esta filosofía que pretende romper el esquema de distribución de la música.

“Buscamos una industria musical justa y oportunidades para que nuestras bandas lleguen a Latinoamérica y al resto del mundo”, explica el sitio de Automata Records.

Se trata de un modelo que no solo contempla vender más discos a un precio accesible, sino también que la mayor parte de la ganancia se la deje el artista, y que sus seguidores consuman otros productos, como camisetas o conciertos. De esa forma, al alcanzar más audiencia, lograrán más espacios en los medios tradicionales de promoción como prensa, radio o televisión.

Automata está consciente de la realidad nacional y la situación económica del público; sabe que la música no es solo arte, sino un negocio, y justifica su modelo como una forma de crear una industria musical sostenible para el consumidor y los artistas.

Como músico lanzó en el 2008 un disco bajo seudónimo Automata , titulado Butterfly Eyes .

Además, fundó el sello discográfico independiente Automata Records, desde el cual ha colaborado en la producción de material de Elsa Basil, Colornoise, MrGone & The Invisibles, Niño de Cobre, Mumble Riot, Kurt Dyer, Vell, The Marshalls, Florian Droids y Javier Arce.

¿Qué lo motivó a crear este modelo de distribución vía digital y al precio reducido de $2?

Me fui de Costa Rica en el 2000 y regresé en el 2008. Llegué y todavía en Costa Rica no existía ningún portal de venta de música en Internet, lo cual me parecía insólito después de una década de existir la tecnología digital para hacerlo. Entonces, mi estrategia fue utilizar todos los recursos que provee Internet para montar el negocio virtual.

“¿Por qué $2? Porque sabemos que no funciona el modelo de negocio de venta de música que tenemos, y que pareciera que en Latinoamérica seguimos intentando copiar”.

¿El modelo por disqueras?

Es el modelo norteamericano de venta de música ¿Ustedes se han preguntado por qué un disco por lo general vale entre $10 y $15? Nadie sabe por qué lo vale, no tiene razón de ser.

“De esos $10, que es lo más común, ¿ustedes saben cuánto recibe un artista, un artista firmado por Universal, Warner o Sony?

Recibe como un dólar.

$1 recibe $1. Entonces por ejemplo, si vende 10.000 discos recibe $10.000 (el artista), pero fue un negocio de $100.000 (para la disquera). Los $90.000 restantes se fueron en un montón de gente extra, desde el estudio de grabación, la disquera hasta los distribuidores, etc. Entonces, la estrategia contemporánea de los artistas en Norteamérica es decir que no necesitan la disquera sino que quieren vender directamente el disco a $10 y quedarse con las ganancias. Pero, ¿qué pasa? El problema son los $10, porque ¢5.000 para un tico no es lo mismo que ¢5.000 para un norteamericano.

“Entonces es el precio de la venta de música el que tiene que cambiar, para adaptarnos a la realidad latinoamericana.

“Si queremos masificar y queremos que la gente compre y consuma música de manera natural, tiene que ser un precio donde uno no sienta que está haciendo un sacrificio para comprarlo.

“La idea es: al reducir el precio multiplico la venta por 100 o 1.000 veces, si se puede. Que no sean 2.000 discos, sino que sean 20.000 discos o 200.000 discos”.

En el blog de automatarecords.wordpress.com hay un post sobre un modelo económico híbrido para la música. ¿A qué se refiere?

Se refiere a que nosotros tenemos que crear, con todas estas ideas de contenido libre, primero valor sobre un producto, valor cultural, valor musical, valor de generación, antes de pensar en cualquier valor económico.

“Uno no puede desarrollar una industria musical costarricense fuerte simplemente sacando a vender un montón de cosas.

“Lo que hay que crear primero es contenido que sea de muy alto valor, que la gente lo pueda apreciar y que sienta lo que vale. Que vos escuchés a un artista o una película o una obra de teatro y sintás que es insustituible.

“Con la música es igual. La gente anda buscando algo con lo cual se pueda identificar, que les llene el contexto de su pequeñas redes sociales. Entonces, hay que proveerle ese contenido para que lo pueda ‘accesar’, de manera fácil, ágil y que pueda, entonces, ser partícipe de un movimiento cultural joven. A partir de esto, uno puede empezar a comercializar”.

¿Cómo debe establecerse el precio de la música para que sea accesible a todos?

Bueno, el negocio de la música es complicado porque el precio en realidad viene definido por el consumidor. Eso es algo que los artistas pocas veces entienden.

“Para mí, el valor sentimental no es el valor económico. Decir ‘es que yo trabajé mucho’ no vale. Podés haber trabajado poco y el producto es bueno, podés haber trabajado mucho y un producto más o menos.

“Eso no puede ser una variable dentro de la decisión de cómo comercializar la música. Porque la gente lo que va a escuchar les gusta o no les gusta, no le interesa si trabajaste 100 horas o una hora, le interesa el producto como tal. Y el precio al final lo decide el consumidor en este tipo de producto porque si se vende muy caro uno no lo compra y ya, se acabó.

“Para mí, el decaimiento de la industria de la música es porque hay una sustitución del CD por medios digitales.

“Las disqueras no tienen el control ni tienen la rentabilidad con los medios digitales como lo tienen con los CD físicos, entonces la industria, a como funciona, no puede seguir operando, tiene que cambiar su modelo”.

Discos para alcanzar una mayor audiencia

Descargas digitales: En ciertos locales y eventos se pueden conseguir tarjetas de descarga de un grupo específico, con un precio de $2. Las tarjetas contienen un código de que se ingresa en www.automatarecords.com. También puede realizar la compra del álbum vía digital, con tarjeta de crédito o cuenta de paypal, ingresando al catálogo en línea en la página web.

Licenciada bajo Creative Commons: La música producida con el sello discográfico de Automata Records tiene una licencia no comercial, que permite la utilización del material mientras se den créditos y que no sea con propósitos comerciales.

Fuente Automata Records.

Sostenbilidad y financiamiento